Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un análisis de suero sanguíneo mejora el diagnóstico de enfermedades oncológicas

Investigadores de España y Francia han desarrollado un método analítico capaz de mejorar el diagnóstico y seguimiento de enfermedades oncológicas a partir de un muestra de suero sanguíneo. Según los autores, es diez veces más sensible que las técnicas actuales.

Resumen gráfico procedimiento diseñado por el Grupo de Espectrometría Atómica Analítica de la UA. / Analytica Chimica Acta

El Grupo de Espectrometría Atómica Analítica de la Facultad de Ciencias Universidad de Alicante (UA), en colaboración con la Universidad de Pau et des Pays de L’Adour (Francia), ha desarrollado un innovador método analítico capaz de mejorar el diagnóstico y seguimiento de enfermedades oncológicas a partir de un muestra de suero sanguíneo.

Se trata de un procedimiento que detecta simultáneamente varios biomarcadores ahorrando tiempo y costes con respecto a las técnicas empleadas actualmente en los laboratorios de análisis clínico que sólo permiten determinarlos de manera individual.

El método supera hasta diez veces la capacidad de detectar alteraciones en los niveles cancerígenos

“En su mayoría, los marcadores oncológicos carecen de suficiente sensibilidad y especificidad, limitando con ello su utilidad clínica. Sin embargo, un análisis que incluye diferentes biomarcadores cuya concentración pudiera verse afectada por el tipo de cáncer del que se tenga sospecha, incrementa la precisión diagnóstica”, explica la doctora en Química Emma Pérez, autora del estudio junto a los profesores Juan Mora y Guillermo Grindlay.

Mayor sensibilidad

Otra ventaja del método ideado por los investigadores de la UA frente a otros existentes, radica en su mayor sensibilidad, es decir, su capacidad para observar cambios en los niveles de concentración de los biomarcadores. “Esto significa que mejora hasta diez veces la capacidad de detectar alteraciones en los niveles cancerígenos que se puedan producir como respuesta al tratamiento o a la evolución de la enfermedad. Gracias a ello, el equipo médico puede actuar y tomar decisiones de forma mucho más rápida y eficaz”, señalan los investigadores.

En concreto, se analizan suero sanguíneo, componente de la sangre caracterizado por la ausencia de glóbulos rojos, glóbulos blancos o agentes coagulantes, mediante la técnica de espectrometría de masas con plasma acoplado por inducción (ICP-MS).

“Durante el análisis, una pequeña muestra de suero humano se incuba con una mezcla de anticuerpos marcados con polímeros de lantánidos, es decir, metales de transición poco comunes en muestras biológicas. A continuación, el inmunocomplejo formado se separa del anticuerpo sobrante mediante cromatografía de exclusión de tamaño, y la concentración de marcadores tumorales se determina por ICP-MS a través de la señal de los lantánidos”, explica Pérez.

Este trabajo, además de suponer un avance en la detección precoz y seguimiento de enfermos oncológicos, abre puertas a otras novedosas metodologías analíticas basadas en el empleo de inmunoensayos e ICP-MS.

El sistema analiza suero sanguíneo mediante la técnica de espectrometría de masas con plasma acoplado por inducción

En la industria alimentaria, por ejemplo, puede aplicarse a la localización de toxinas a niveles de concentración muy por debajo de los permitidos por la Unión Europea. De hecho, el método desarrollado por los investigadores de la UA podría rebajar los niveles permitidos de contaminación en leche por aflatoxina M1 (AFM1) hasta en diez veces. La AFM1 representa un serio peligro para la salud de los consumidores debido a su actividad cancerígena, teratogénica y mutagénica, con capacidad de afectar a órganos como el hígado, riñón y cerebro.

“La legislación que regula los niveles permitidos de compuestos tóxicos y toxinas en alimentos no se desarrolla sólo en función de sus valores saludables sino, sobre todo, en función de los niveles a los que puedan llegar las metodologías analíticas disponibles”, señalan los investigadores. Es por ello que – insisten– los avances en el desarrollo de métodos, como el de la Universidad de Alicante, ayudarán a establecer leyes más restrictivas y a mejorar la seguridad de los alimentos.

Fuente: Universidad de Alicante
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un análisis de sangre podría detectar el cáncer en las etapas tempranas

La revista Nature Communications publica el desarrollo de un test sanguíneo no invasivo que podría utilizarse para la detección en fase inicial de cinco tipos comunes de cáncer –estómago, esófago, colorrectal, pulmón o hígado y hasta cuatro años antes del diagnóstico convencional.

Alt de la imagen
Descifradas las causas moleculares que determinan la evolución del linfoma

Investigadores españoles han coordinado un estudio del genoma y epigenoma completos del linfoma de células del manto que identifica nuevos mecanismos de activación de oncogenes y las alteraciones que provocan el progreso tan heterogéneo de este tumor.