Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un australiano gana el concurso ‘Baila tu tesis’ con nanoestructuras burlescas

En la quinta edición del concurso Baila tu tesis, patrocinada por Science y AAAS, ha resultado ganador Peter Liddicoat, un investigador de la Universidad de Sídney. Liddicoat representó su tesis sobre la evolución de las nanoestructuras con una danza inspirada en el género 'burlesque'. Los 36 candidatos de este año han enviado vídeos con números que incluyen ballet, breakdance y hula hop llameantes.

El baile ganador de Peter Liddicoat.

En la quinta edición del concurso Baila tu tesis ha resultado ganador Peter Liddicoat, un investigador de la Universidad de Sídney. Liddicoat representó su tesis sobre la evolución de las nanoestructuras con una danza inspirada en el género 'burlesque'. Su título es 'Ha nacido una superaleación. La revolución romántica de la luminosidad y la fuerza'.

El concurso Baila tu tesis, que cuenta con el patrocinio de la revista Science y AAAS, acaba de celebrar su quinta edición. Este concurso reta a investigadores de todo el mundo a que representen sus tesis doctorales sin utilizar jerga, ya que deben hacerlo mediante un número de danza interpretativa.

Según la organización, los 36 concursantes de este año han enviado vídeos con sus representaciones que incluyen desde números de ballet y breakdance y hula hop llameantes.

El jurado del concurso ha elegido como ganador en esta edición a Peter Liddicoat, un investigador de la Universidad de Sídney (Australia). Liddicoat, que se califica a sí mismo como un “postdoctoral tímido que se siente más confortable escondido detrás de la pantalla del ordenador”, decidió finalmente presentarse “animado por sus compañeros y su jefe”.

El investigador decidió representar su tesis sobre la evolucióno de las nanoestructuras con un show de inspiración burlesca en la que colaboraron decenas de amigos y que requirió seis meses de preparación.

Nanoestructuras y aluminio

El número de danza del australiano intenta explicar cómo una estructura cristalina puede ser manipulada para crear una aleación ligera de aluminio tan fuerte como el acero, señala la organización.

Liddicoat recibirá 1.000 dólares (780 euros) y un viaje con todos los gastos pagados a Bélgica, donde su número será mostrado en TEDxBrussels.

El segundo premio fue para Diana Davis, en la categoría de física. Esta investigadora de la Universidad de Brown (en Providence, Rhode Island, EE UU), representó su tesis sobre geometría y sistemas dinámicos con una danza en la que literalmente bailó su teorema geométrico. Davis se ha llevado un premio en metálico de 500 dólares (385 euros) y también estará en TEDxBrussels.

Los finalistas fueron anunciados el pasado 9 de octubre.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un biólogo español identifica una obra del pintor francés Géricault que se creía perdida

De los 10 retratos a enfermos mentales que pintó hacia el año 1820 el francés Théodore Géricault, conocidos como “monomanías”, únicamente cinco se han conservado hasta nuestros días. La curiosidad e insistencia del biólogo español Javier S. Burgos le han llevado a confirmar que el cuadro llamado El hombre melancólico, del artista francés, es en realidad la sexta obra de la serie. 

Big Data para analizar el misterio del metrónomo de Beethoven

Una investigación de ciencia de datos y física de la Universidad Carlos III de Madrid y de la UNED ha analizado una polémica centenaria sobre las anotaciones que hizo Beethoven sobre el tempo de sus obras, que se considera demasiado rápido con esas marcas. En este estudio, publicado en la revista PLOS ONE, apuntan que esta desviación podría explicarse por una lectura incorrecta del compositor del metrónomo que utilizaba para medir el pulso de sus sinfonías.