Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El sistema fue utilizado para trabajar con las neuronas de ratones

Una minúscula red flexible de electrodos para ser inyectada en el cerebro

Una pequeña aguja basta para introducir una nueva malla electrónica flexible en cavidades y tejidos de seres vivos. Este sistema, desarrollado por científicos chinos y estadounidenses, ha sido probado con éxito en ratones. Los electrodos de la red fueron capaces de trabajar con las neuronas y permitieron monitorizar la actividad del cerebro.

La red de electrodos desarrollada por los investigadores / Lieber Research Group (Harvard University)

Un equipo del centro Nacional de Nanociencia y Tecnología de Pekin y del departamento de biológía de la Universidad de Harvard ha desarrollado una nueva malla flexible de electrodos que pueden ser inyectadaen tejidos y cavidades, tanto biológicas como artificiales. La técnica ha permitido mejorar la actividad cerebral de ratones

Los electrodos trabajaron en red con las neuronas sanas y no provocaron respuesta del sistema inmune

Según describen en el estudio publicado en Nature Nanotechnology, la flexibilidad del dispositivo permite comprimirlo en una aguja de 0’1 mm de diámetro que se puede introducir en tejidos vivos. Una hora después de la inyección, la malla se despliega al 80% de su forma original y puede trabajar con normalidad.

Monitorizar la actividad cerebral

Para comprobar la eficacia del sistema, los investigadores inyectaron la malla en el hipocampo y el ventrículo lateral del cerebro de ratones vivos. Durante cinco semanas, comprobaron que los electrodos podían trabajar en red con las neuronas sanas y no provocaron una respuesta del sistema inmune.

Los dispositivos insertados en el hipocampo de los roedores permitíeron además monitorizar la actividad cerebral causando un daño limitado a los tejidos de alrededor.

Hasta ahora, los dispositivos electrónicos flexibles solo se podían introducir con cirugía y no habían podido ser insertados de manera no invasiva.

Según aseguran los científicos, “el desarrollo futuro de este tipo de sistemas inyectables podría conducir a importantes avances en la implantación de biolectrones y la biomonitorización del cerebro”.

Referencia bibliográfica:

Liu, J. et al. “Syringe-injectable electronics”. Nature Nanotechnology. Doi: 10.1038/nnano.2015.115

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
África Periáñez, científica de datos y fundadora de benshi.ai
“Contra los sesgos en inteligencia artificial buscamos talento de diferentes continentes, géneros y orientaciones sexuales”

La investigadora madrileña había trabajado en los videojuegos y la moda hasta que la Fundación Bill y Melinda Gates la fichó. Su experiencia en modelos de machine learning y de predicción del comportamiento servirá para mejorar las apps de aprendizaje que usan las matronas en países con menos recursos. El objetivo es reducir las muertes de madres y bebés durante el embarazo y el parto.

Las patentes creadas por mujeres se acuerdan más de la salud femenina, pero las inventoras escasean

Los desarrollos biomédicos creados por equipos de mayoría femenina tienden a resolver problemas que afectan de manera específica a las mujeres, según publica un estudio en Science. El trabajo alerta sobre los obstáculos que limitan la participación femenina en el sistema de innovación y el problema que supone trabajar en equipos poco diversos.