Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Astronomía y Astrofísica

Una nueva bola de fuego sobrevuela los cielos de Toledo

En la madrugada del 30 de marzo, sobre las 4:39 hora local, una brillante bola de fuego surcó los cielos de la provincia de Toledo. Este nuevo fenómeno es similar al registrado en la zona el pasado 20 de febrero. Los dos objetos fueron captados por las cámaras del Observatorio Astronómico de la Hita.

Fotograma del paso de la bola de fuego sobre los cielos nocturnos de Toledo el 30 de marzo de 2015./ J. M. Madiedo/Meteoroides.net

La aparición de un nuevo objeto brillante en el cielo de Toledo en la madrugada del 30 de marzo sucede a un fenómeno similar registrado en la noche del pasado 20 de febrero, con un lapso de tiempo de poco más de un mes.

Este evento es el resultado de la entrada en la atmósfera terrestre de una roca a una velocidad de casi 45.000 kilómetros por hora. La bola de fuego fue captada por los sistemas de monitorización del cielo del profesor José María Madiedo de la Universidad de Huelva, un sistema que opera en distintos puntos del sur del país en el marco de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos.

El análisis preliminar del fenómeno realizado por este investigador revela que la bola de fuego se inició sobre la vertical de la localidad de Espinoso del Rey (Toledo), a una altura de unos 85 kilómetros sobre el nivel del suelo. Desde ese punto avanzó en dirección noreste hasta alcanzar una altura final de unos 26 kilómetros, en las proximidades de Toledo capital.

video_iframe

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una estrella binaria en la ‘pupila’ de Sauron

Con la ayuda del telescopio espacial TESS, un equipo científico liderado desde el Centro de Astrobiología ha observado el núcleo de ocho nebulosas planetarias. En siete de ellas, incluida la famosa nebulosa de la Hélice, han detectado signos claros de variabilidad en la curva de luz de su estrella central, lo que sugiere que la acompaña otra estrella compañera.

Alt de la imagen
Un juego de palabras astrofísico
Descubierta la primera enana blanca pulsante en un sistema binario eclipsante

Astrofísicos europeos han descubierto una antigua enana de luminosidad variable orbitando mutuamente con otra estrella en un sistema doble. El hallazgo proporciona información importante sobre cómo evolucionan y finalmente mueren estrellas como nuestro Sol.