Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una nueva técnica mide la actividad de la grasa parda

Expertos del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona han desarrollado una nueva técnica para medir la producción y la utilización de la energía en el tejido adiposo marrón, un órgano clave en la obesidad por su capacidad para oxidar la grasa y disipar la energía en forma de calor. Este método mejora la precisión de las tecnologías anteriores para estudiar la funcionalidad de la grasa parda, y además, se puede utilizar para testar fármacos que podrían combatir la obesidad.

Micrografía de un tumor benigno que se cree que nace de grasa parda. / Nephron

La obesidad ha doblado su prevalencia entre 1980 y 2014, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y es un importante factor de riesgo para el desarrollo de diferentes problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, alzhéimer o varios tipos de cáncer.

Comprender la actividad del tejido adiposo es importante por la implicación de este órgano en la fisiopatología de la obesidad

Un equipo liderado por Dolors Serra, Laura Herrero y María Calderón Domínguez, de la Facultad de Farmacia, el IBUB, y el CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), ha desarrollado una nueva técnica que se basa en la tecnología Seahorse y permite estudiar parámetros de la bioenergética mitocondrial del tejido adiposo, como la cantidad de oxígeno dedicada a producir energía y la capacidad respiratoria máxima del tejido. Además, lo hace directamente en explantes, es decir, con tejidos vivos aislados de ratón.

"Hasta ahora, la respiración celular se había analizado en células de cultivo o mitocondrias aisladas que eran propensas a romperse durante el proceso de separación. El hecho de tener en cuenta todo el tejido y no solo las poblaciones celulares es un enfoque directo que proporciona una visión más realista de la respiración fisiológica", explica Serra, investigadora principal del Grupo de Regulación del Metabolismo Lipídico en la Obesidad y la Diabetes de la Universidad de Barcelona y autor principal del estudio publicado en Advanced Science.

Comprender la actividad del tejido adiposo es importante por la implicación de este órgano en la fisiopatología de la obesidad. Mientras el tejido adiposo blanco es el órgano principal encargado de almacenar energía en forma de triglicéridos, el tejido adiposo marrón es rico en mitocondrias, el orgánulo de la célula responsable de producir energía.

Grupo de Regulación del Metabolismo Lipídico en la Obesidad y la Diabetes de la Universidad de Barcelona. / UB

Las mitocondrias queman combustibles como ácidos grasos y glucosa para transformarlos en energía útil, consumiendo oxígeno en el proceso. Además, el tejido adiposo marrón tiene una alta concentración de la proteína UCP1 (proteína desacoplante 1) que no pasa por la cadena respiratoria, así que en vez de generar energía útil, disipa energía en forma de calor. Esta función, conocida como termogénesis sin temblor, es crucial en los bebés para mantener la temperatura corporal.

"La capacidad del tejido adiposo marrón para oxidar la grasa y disipar la energía en forma de calor ha centrado la atención de los investigadores en su potencial como diana terapéutica para tratar diversas condiciones metabólicas, incluidas la obesidad y la diabetes", explica Laura Herrero, directora del trabajo de investigación.

Testar fármacos para activar la termogénesis

Tradicionalmente, la presencia de tejido adiposo marrón se consideraba residual en los seres humanos adultos, y se pensaba que solo estaba en los bebés. Sin embargo, en 2009 varios grupos de investigación independientes detectaron la presencia de tejido adiposo marrón en humanos adultos, y constataron que disminuye con el envejecimiento, la obesidad y la diabetes.

Según los investigadores, las aplicaciones de este método incluyen el análisis de cómo diferentes factores –la dieta, el envejecimiento o los genotipos, por ejemplo– pueden afectar la funcionalidad del tejido adiposo marrón. Asimismo, es posible adaptar este método para probar fármacos que podrían activar la termogénesis como estrategia antiobesidad.

Referencia bibliográfica:

M. Calderon-Dominguez, M. Alcalá, A. Zorzano, M. Viana, D. Serra y L. Herero. "Bioenergetics: Brown Adipose Tissue Bioenergetics: A New Methodological Approach". Advanced Science abril de 2017. Doi: 10.1002/advs.201770017

Fuente: Universidad de Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Juan Lerma, director del Centro Internacional de Neurociencias Cajal
“Conocer mejor el cerebro nos permitirá diseñar estrategias para tratar las enfermedades mentales”

El neurocientífico alicantino está al mando de este nuevo centro del CSIC con el objetivo de convertirlo en un referente mundial en el estudio del cerebro. Su intención es ponerlo en marcha, darle forma y buscar a un nuevo director “más joven” que será elegido por un comité internacional.

Las ‘tatarabuelas’ de las tijeras moleculares CRISPR harán más sencilla la edición genética

Investigadores de EE UU liderados por Feng Zhang, uno de los pioneros del corta-pega genético, han descubierto una clase de nucleasas que podrían ser los ancestros de las más utilizadas, Cas9 y Cas12. Su pequeña longitud permitiría facilitar el proceso.