Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una nueva tecnología ayuda a estudiar los trilobites en 3D

Científicos españoles participan en una investigación internacional que ofrece un nuevo enfoque para estudiar fósiles de trilobites de entre 520 y 510 millones de años de antigüedad y pertenecientes a varios continentes. Como el método permite el análisis en 3D de alta resolución de las características morfológicas de estos animales, los expertos han podido determinar que, a pesar de sus distintas procedencias, todos son de la misma especie.

Imágenes de trilobites con la nueva técnica. / Jorge Esteve

Un nuevo método permite el análisis en 3D de alta resolución de las características morfológicas de los trilobites. Un artículo publicado en la revista Scientific Reports aborda este nuevo enfoque para estudiar fósiles del periodo Cámbrico de entre 520 y 510 millones de años pertenecientes a varios continentes, lo que ha permitido conocer mejor su evolución y determinar que, a pesar de su distintas procedencias, todos pertenecen a la misma especie.

En la investigación participan expertos pertenecientes a la Universidad de Los Andes (Colombia), la Universidad de Guizhou (China) y las universidades españolas de Salamanca, Complutense de Madrid y Autónoma de Madrid, además del Instituto de Geociencias (CSIC-UCM).

“Parte de mi investigación trata de correlacionar temporalmente lugares de distintos continentes, como China, Siberia y Estados Unidos, usando para ello un grupo de fósiles llamado trilobites”, explica Jorge Esteve, científico español que en la actualidad trabaja en el departamento de Geociencias de la Universidad de los Andes, en Bogotá.

“El problema al que nos enfrentábamos era si se trataba de la misma especie, Oryctocephalus indicus”, comenta. “Aunque en un principio parecía que todas las poblaciones eran iguales, en realidad no se podía afirmar de forma rotunda. El motivo es que en paleontología a veces tenemos datos sesgados debido a los distintos tipos de conservación, las características de las rocas que albergan los fósiles son diferentes en cada lugar y eso hace que haya partes que en unos ejemplares se conservan mejor y en otros, peor. Esto se debe a los distintos procesos físico químicos que tuvieron lugar al formarse el fósil”, añade.

En este caso, el pequeño tamaño de las muestras dificulta este reconocimiento, sobre todo teniendo en cuenta que los surcos que caracterizan a los trilobites tienen muy poco relieve en la mayoría de los casos. Además, realizar un análisis en profundidad supone destruir los fósiles, algo que no se pueden permitir los especialistas. Por eso, buscaron un método innovador, basado en el análisis de imagen, que evitara dañar los ejemplares.

Los científicos buscaron un método innovador, basado en el análisis de imagen, que evitara dañar los ejemplares

Aquí entró en juego la experiencia de ingenieros como Miguel Ángel Maté González, que pertenece al grupo de investigación TIDOP del Campus de Ávila de la Universidad de Salamanca, equipo que ha desarrollado proyectos sobre imágenes en 3D con aplicaciones muy diversas.

Analizar con precisión las superficies

Para este trabajo se utilizó un rugosímetro, aparato que permite analizar con precisión las superficies y que se utiliza actualmente para otros fines, como la arqueología. “Genera una nube de puntos y la clave está en saberlos transformar a un modelo en 3D con el que podemos trabajar”, señala Esteve.

Una vez obtenidos estos modelos, los científicos pudieron realizar análisis estadísticos de los distintos trilobites procedentes de varios puntos del mundo, con especial atención a los surcos que presentan en su superficie, y así corroboraron que todos los ejemplares pertenecen a la misma especie.

Esta información es clave para conocer mejor cómo evolucionó este artrópodo extinto tan característico de la era Paleozoica, pero sobre todo abre la puerta al uso de una nueva tecnología en paleontología. De hecho, el investigador español se encuentra en Colombia para analizar los trilobites de este país y poder compararlos también con los del resto de otros continentes.

Referencia bibliográfica:

Jorge Esteve, Yuan-Long Zhao, Miguel Ángel Maté-González, Miguel Gómez-Heras & Jin Peng. "A new high-resolution 3-D quantitative method for analysing small morphological features: an example using a Cambrian trilobite". Scientific Reports volume 8, Article number: 2868(2018) doi: 10.1038/s41598-018-21088-4

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los pulgares de los neandertales se adaptaron para sujetar herramientas con mango

Un equipo liderado por la Universidad de Kent en Reino Unido, que ha analizado restos neandertales custodiados por varios museos, asegura que eran capaces de utilizar agarres de potencia. Esto implica que adaptaron sus pulgares para sostener herramientas de la misma manera que cogemos un martillo, entre los dedos y la palma de la mano, con la fuerza de dirección del pulgar.

Las heces de oveja reflejan la contaminación por microplásticos de los suelos agrícolas

Un equipo de científicos del proyecto Diverfarming ha encontrado microplásticos en el 92 % de las heces de ovejas analizadas en un nuevo estudio. El ganado había sido alimentado en zonas de agricultura intensiva de la Región de Murcia.