Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

“A escala humana, ya hemos pasado el punto de no retorno del cambio climático”

Así lo ha afirmado Thomas Stocker, investigador en la Universidad de Berna (Suiza) durante el congreso “Los cambios climáticos bruscos, ciencia y medios de comunicación” organizado por el CSIC y que se ha inaugurado hoy. El evento reúne hasta mañana a científicos y periodistas para tratar el tema del cambio climático.

Derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia. Imagen: Christine Zenino.

“Hay un punto de no retorno si nos fijamos en cuánto tiempo permanece ahora el CO2 en la atmósfera, cuánto tiempo persiste el calentamiento, la duración de la acidez del océano y de los altos niveles del mar”, ha declarado en un encuentro con los medios de comunicación Thomas Stocker, investigador en la Universidad de Berna (Suiza).

Según el experto sobre cambio climático, que también es codirector del Grupo de Trabajo I para el V Informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), “a escala humana, ya hemos pasado el punto de no retorno”. “El cambio climático se quedará con nosotros muchos siglos, aunque paremos ahora de emitir CO2 a la atmósfera”, ha advertido.

Para los próximos años, los científicos proponen varios escenarios e hipótesis de cómo se comportará el clima pero “no se sabe lo que pasará exactamente porque depende de cómo se decida actuar”, ha subrayado Stocker a los periodistas.

“Sabemos parte de lo que ha sucedido, lo que está sucediendo, pero nos queda por saber por qué está sucediendo y qué va a suceder”, ha asegurado Miquel Canals, investigador en la Universidad de Barcelona, uno de los ponentes del congreso.

Los científicos coinciden en afirmar que hay una relación “muy estrecha” entre el aumento máximo de temperaturas que se quiere alcanzar y la cantidad total de CO2 que se emite en todo el mundo.

“Si paramos de repente la deforestación, las emisiones de CO2 bajarían un 15%. Tendría un efecto inmediato”, ha indicado el investigador quien ha añadido que si se invierte en reestructurar infraestructuras de electricidad y calefacción, se podría reducir (en el caso de Suiza) hasta un 40% las emisiones de CO2.

Aunque los científicos proponen mantener un máximo de 1,5 ºC el aumento de las temperaturas, se trata de una cifra que “ya casi no se puede alcanzar”, según Stocker. Pero “aún podemos mantener el aumento de las temperaturas en 2 ºC, desde un punto de vista académico”, ha confirmado el investigador.

Mitigación y adaptación al cambio climático

“Tenemos que adaptarnos ya a un cambio climático cuyas temperaturas alcancen un aumento de 2 ºC, pero es importante mitigar sus efectos, de lo contrario tendremos que adaptarnos en todos los aspectos”, ha revelado el experto.

En este congreso, SINC participará mañana en una mesa redonda titulada “El cambio climático en las redes sociales”.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Café y arena para explicar los terremotos en el noroeste de la península ibérica

La aproximación de las placas tectónicas provoca terremotos como los de este año en Granada, pero en el otro extremo de la Península son las fracturas y fluidos de la corteza terrestre los que generan movimientos sísmicos, como los registrados en Lugo y Zamora. Un equipo de geólogos lo ha comprobado simulando las condiciones bajo tierra con una ‘caja’ de silicona, fina arena y café molido.

Los rayos pudieron encender la ‘chispa’ de la vida

Uno de los ingredientes fundamentales para el origen de la vida fue el fósforo procedente de los meteoritos que impactaron sobre la Tierra primitiva. Según un nuevo estudio, los relámpagos pudieron ser una fuente alternativa a la formación de fósforo a través de un mecanismo que pudo repetirse en otros planetas similares al nuestro.