Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así es el extraño cráneo de los monos aulladores

Un científico del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos ha llevado a cabo un estudio sobre la particular anatomía craneal de monos aulladores sudamericanos mediante modelos geométricos en 3D. Estos primates tienen una cara muy flexionada proyectada hacía adelante, una bóveda baja y un volumen cerebral no muy elevado.

Mono aullador en en el parque Tambopata (Perú). / Wikipedia

Emiliano Bruner, del Grupo de Paleoneurobiología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), acaba de publicar un trabajo en la revista American Journal of Primatology en el que se analiza por primera vez la peculiar estructura craneal y la variabilidad de la especie más conocida de monos aulladores sudamericanos, Alouatta seniculus, mediante modelos geométricos en tres dimensiones y estadística multivariante.

Los monos aulladores, que se encuentran entre los primates de mayor tamaño en América Central y Sudamérica, tienen una estructura craneal muy peculiar, con una cara muy flexionada y proyectada hacía adelante, una bóveda baja, un volumen cerebral no muy elevado, y un cerebro con pocos pliegues.

A nivel anatómico las variaciones de la cara y de la bóveda no son independientes, sino que están integradas entre sí. / Fiorenza et al

Tienen además la cabeza delante de los hombros, a diferencia de casi todos los primates que la tienen más encima del cuerpo; y también una mandíbula muy pronunciada, asociada a grandes músculos masticatorios, una dieta basada en hojas y grandes sacos vocales que caracterizan sus aullidos, esenciales para las relaciones sociales.

Arquitectura de la cara

Según los resultados del estudio, a nivel anatómico las variaciones de la cara y de la bóveda no son independientes, sino que están integradas entre sí, de acuerdo con patrones influenciados básicamente por el tamaño del cráneo. El limitado desarrollo de la bóveda podría ser una de las causas principales de estas modificaciones, que involucran secundariamente la arquitectura de la cara.

”La altura de la bóveda puede también influir sobre el patrón de formación de los huesos de la pared lateral del cráneo, que en este primate es diferente de todos los otros monos sudamericanos. Y Las diferencias entre machos y hembras se deben aparentemente solo al tamaño”, señala Emiliano Bruner.

Este trabajo, realizado conjuntamente con Luca Fiorenza, profesor de anatomía y evolución humana de la Universidad Monash, de Melbourne (Australia), ha sido financiado por el Instituto Italiano de Antropología.

Referencia bibliográfica:

Luca Fiorenza, Emiliano Bruner, "Cranial shape variation in adult howler monkeys (Alouatta seniculus)". American Journal of Primatology (5 dic.2017) DOI: 10.1002/ajp.22729

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así se transformó el óxido de hierro en ocre durante el Paleolítico final y el Neolítico

Hace entre 15.000 y 6.000 años, se utilizaban ocres y otros colorantes para el arte prehistórico, pero también para la protección de la piel y como pintura corporal, entre otros usos. Un equipo, liderado por la Universidad de Valencia, que muestra por primera vez cómo se obtuvo y se aprovisionó el óxido de hierro para transformarlo en los ocres de uso doméstico.

Alt de la imagen
Los humanos usaban camas de hierba hace 200.000 años

Estos lechos servían como zona de descanso y como espacio para el trabajo cotidiano, al tiempo que permitían repeler insectos gracias al uso de cenizas. El descubrimiento, publicado en Science y que cuenta con colaboración española, supone el uso humano más antiguo registrado de camas de hierba, superando las evidencias anteriores en más de 100.000 años.