Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Científicos vallisoletanos y marroquíes colaboran en el aprovechamiento energético de las olas

El Grupo de Investigación Reconocido (GIR) de Ingeniería de los Fluidos de la Universidad de Valladolid trabaja conjuntamente con la Universidad de Mohammed V de Rabat, en Marruecos, en la utilización de las corrientes oceánicas como fuente de energía. En concreto, colaboran en el diseño de una turbina de tipo OWC (siglas en inglés de Columna de Agua Oscilante) para aprovechar la energía de las olas. Como ha explicado a DiCYT el coordinador del grupo vallisoletano, César Méndez, se trata de una instalación que se coloca en los malecones de los puertos y aprovecha la subida y la bajada del agua como fuerza para crear energía.

Esquema de funcionamiento del sistema. Imagen: DiCYT

“Es una especie de cámara que, al subir y bajar el oleaje, el agua entra en ella. Al ascender el nivel de agua el aire que está por encima sale y es ese aire el que, al pasar por la turbina, hace que gire y que se obtenga la energía eléctrica que va a las torres de alta tensión”, detalla el investigador.

No obstante, es necesario optimizar su diseño para obtener un mayor aprovechamiento del ciclo. En este sentido, Méndez recuerda que mientras en las turbinas de las centrales hidroeléctricas el fluido siempre va en la misma dirección, “simplemente tienes un embalse y el agua pasa a través de la turbina para volver de nuevo al río”, en el caso de la turbina oceánica el aire pasa primero en un sentido y, al bajar la marea, en el contrario.

Esto supone un problema, y es que los álabes (cada una de las paletas curvas de la turbina), “están diseñados para optimizar el rendimiento siempre en una misma dirección de flujo”. Así, los primeros diseños de estos generadores incluían “válvulas anti retorno” que se cerraban cuando la ola retrocedía y se abrían de nuevo al subir la marea. “Este tipo de instalaciones funcionan siempre en el mismo sentido, por lo que se desaprovecha la mitad del ciclo y por tanto la eficiencia no es muy buena”, apunta Méndez.

Posteriormente, se empezaron a diseñar otro tipo de turbinas que aprovechaban la corriente en los dos sentidos. “En los últimos años se han propuesto básicamente dos tipos de turbinas, las turbinas wells y las de impulso que, concretamente, son las que más se han impuesto. En los dos sentidos el rendimiento no es igual, pero al final en un ciclo completo el aprovechamiento es bastante bueno”, indica el coordinador del grupo.

En este sentido, “los diseños tienen que ser más o menos simétricos y se trata de que, aunque la corriente vaya al revés, la turbina gire en el mismo sentido”. Así, se están estudiando los posibles diseños y comparando los distintos tipos de turbinas para llegar a un modelo óptimo. Por ejemplo, se analiza el diseño de los álabes, si deben ser fijos o móviles (ya que orientándose pueden mejorar el rendimiento global), los ángulos o los deflectores.

Simulación numérica

En estos estudios conjuntos, el papel del equipo español se centra en la simulación numérica de la turbina, y espera poder crear en el futuro un prototipo de alta eficacia. Hasta el momento, han desarrollado un modelo que permite simular el flujo de aire a través de la turbina utilizada en las centrales OWC.

El Grupo de Ingeniería de los Fluidos, que es también Grupo de Excelencia de la Junta de Castilla y León, trabaja desde hace algunos años en esta línea de investigación, para la cual se suscribieron acuerdos con la Agencia Española de Cooperación Internacional. El grupo vallisoletano y el marroquí mantienen contactos asiduamente para su desarrollo y realizan visitas de trabajo periódicas.

Fuente: DICYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El primer superconductor del mundo que opera a temperatura ambiente

Hasta ahora se necesitaban temperaturas extremadamente bajas para alcanzar la superconductividad, la capacidad de algunos materiales para conducir la corriente eléctrica sin resistencia ni pérdidas de energía, pero investigadores de la Universidad de Rochester (EE UU) lo han logrado a 15 °C con un compuesto de hidrógeno, azufre y carbono, eso sí, a altas presiones. Es un nuevo avance hacia los ansiados sistemas eléctricos de eficiencia perfecta.

Cómo usar el ADN como un cable eléctrico

Científicos de Israel, España y otros países han fabricado un dispositivo capaz de medir la corriente eléctrica a través del ADN, lo que ha permitido descubrir cómo la conduce a grandes distancias. El hallazgo abre la puerta a una nueva generación de nanodispositivos electrónicos basados en ADN.