Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El peso de los primeros años de vida puede afectar a la salud pulmonar en la niñez

Un estudio con más de 1.200 niños y niñas de tres ciudades españolas analiza el avance del índice de masa corporal desde el nacimiento hasta los cuatro años, y su relación con la función pulmonar tres años más tarde.

Niña comiendo sandía. / Pixabay

La trayectoria del índice de masa corporal (IMC, basado en el peso de la persona en relación a su altura) durante los primeros años de vida está relacionada con la función pulmonar en la niñez. Así concluye un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación ”la Caixa”, publicado en la revista European Respiratory Journal.

Los resultados revelan que los niños y las niñas con aumento acelerado del IMC hasta los cuatro años, independientemente del peso al nacer, tenían una función pulmonar más alta a los siete años, pero mostraban una limitación del flujo de aire, lo que indica dificultades al respirar cuando se expulsa el aire de los pulmones.

Los niños y niñas con aumento acelerado del IMC hasta los cuatro años, independientemente del peso al nacer, tenían una función pulmonar más alta a los siete, pero mostraban una limitación del flujo de aire

Por el contrario, los niños y niñas con un peso más bajo al nacer y un aumento más lento del IMC en la primera infancia presentaban una función pulmonar más baja a los siete años. La primera infancia es un período clave para el desarrollo de la función pulmonar. Estudios anteriores ya han relacionado el peso en los primeros años de vida con la salud pulmonar en la infancia y la niñez.

“Estas investigaciones presentan ciertas limitaciones en cuanto a la definición del aumento de peso, ya que la mayoría solo consideraba la diferencia de peso entre dos edades sin tener en cuenta la trayectoria. Por eso nos planteamos realizar una nueva investigación”, explica Gabriela P. Peralta, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

El trabajo partió de los datos de cerca de más de 1.200 niños y niñas de la cohorte española del Proyecto INMA-Infancia y Medio Ambiente, de las ciudades de Sabadell, Valencia y Guipúzcoa.

“Por un lado, identificamos y clasificamos las trayectorias del IMC de los niños y niñas desde el nacimiento hasta los cuatro años en cinco categorías. Estas trayectorias diferían en el peso al nacer –más bajo, medio o más alto– y en la velocidad de ganancia del IMC –más lento o acelerado–”, explica Peralta.

Por otro lado, se relacionaron estas trayectorias del IMC con la función pulmonar, que fue medida por espirometría cuando los niños y niñas tenían siete años. Se registró la capacidad vital forzada, el volumen espiratorio forzado en el primer segundo y el cociente VEF1/CVF, que es la relación entre volumen espiratorio forzado en el primer segundo y la capacidad vital forzada.

Herramienta útil para la salud pública

Maribel Casas, una de las coordinadoras de la investigación, destaca que “los hallazgos del estudio tienen implicaciones importantes para la investigación y la salud pública”, ya que el estudio muestra que “las trayectorias de IMC en la primera infancia son una herramienta útil para identificar patrones de crecimiento asociados a una mala salud respiratoria”.

Las intervenciones que promueven estilos de vida saludables en la primera infancia pueden ayudar a la mejora de la función pulmonar y reducir la morbilidad respiratoria en la edad adulta

“Dado que el aumento de peso está afectado por factores modificables, las intervenciones que promueven estilos de vida saludables –por ejemplo, alimentación sana y actividad física– en la primera infancia pueden ayudar a la mejora de la función pulmonar y reducir la morbilidad respiratoria en la edad adulta”, concluye Judith Garcia-Aymerich, jefa del programa de Enfermedades no transmisibles y medio ambiente.

De esta manera, “las estrategias de salud pública que apuntan a reducir los problemas de salud respiratoria necesitarían enfocarse en el crecimiento del peso temprano”, concluye Garcia-Aymerich, quién también coordinó el trabajo.

Referencia:

Gabriela P. Peralta, Alicia Abellan, Parisa Montazeri, Mikel Basterrechea, Ana Esplugues, Sandra González-Palacios, Célina Roda, Loreto Santa-Marina, Jordi Sunyer, Martine Vrijheid, Maribel Casas, Judith Garcia-Aymerich. Early childhood growth is associated with lung function at seven years: a prospective population-based study (*shared last authorship). European Respiratory Journal. August 2020.

Fuente:
ISGlobal
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
ANÁLISIS
¡Abrid los parques! Razones y riesgos de una decisión equivocada

Desde que empezó la pandemia, la comunidad científica internacional no ha parado de ofrecer pruebas de que son los espacios cerrados mal ventilados los ambientes en los que el SARS-CoV-2 se mueve con mayor facilidad. Si todo está tan claro, ¿por qué se cierran los parques?

Alt de la imagen
La vacuna de Oxford contra la covid-19 genera una respuesta inmunitaria “robusta” en mayores de 55 años

Resultados preliminares indican que esta candidata a vacuna, desarrollada por la universidad británica y AstraZeneca, produce anticuerpos protectores y células T en las personas de más edad. Estos datos aún no han sido publicados en ninguna revista científica.