Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El artículo se publica hoy en la revista ‘Science’

El riesgo de contagio de la fiebre aftosa entre animales dura menos de dos días

El ganado afectado por el virus de la fiebre aftosa (VFA) se vuelve infeccioso medio día después de la aparición de los signos clínicos y el riesgo de contagio es de solo 1,7 días, la mitad de lo que se creía. Así lo revela un estudio británico que ayudaría también a reducir el número de exterminios de animales, una de las medidas aplicadas para detener la propagación de la enfermedad.

El virus de la fiebre aftosa del ganado (rojo) se multiplica cerca del núcleo (azul) de la célula afectada. Imagen: Science/AAAS

“Es el primer trabajo que define cuándo el ganado con la enfermedad de la fiebre aftosa puede transmitir el virus a otro rebaño y en el que se demuestra que los animales no son infecciosos a pesar de que el virus esté presente en la sangre, en las secreciones nasales o en la garganta”, explica a SINC Bryan Charleston, uno de los autores del estudio e investigador del Instituto de Salud Animal de Reino Unido.

El estudio, que se publica en Science, determina los períodos de incubación y de infección de la fiebre aftosa a animales sanos. Los investigadores pusieron en contacto 28 vacas sanas con una vaca infectada durante ocho horas y observaron que ocho de ellas se contagiaron.

Según los científicos, las vacas con el virus de la fiebre aftosa (VFA) se vuelven infecciosas medio día después de que aparezcan los signos clínicos de la enfermedad, y el riesgo de infección se prolonga durante 1,7 días. Después de este periodo, el sistema inmunológico entra en acción y limita la duplicación del virus.

“Este primer análisis para una infección viral grave sugiere que los controles del nivel de infección que se usan deben replantearse”, señala Charleston. El exterminio de animales es una de las medidas aplicadas para detener su propagación. Por ello, según el investigador, “la detección temprana de los síntomas clínicos es importante para establecer nuevos métodos de control, aislar a los animales infectados y evitar la expansión del virus a otros rebaños”.

Descubrir el origen del virus

El experimento británico abre una nueva puerta al control de enfermedades infecciosas. Sin embargo, Charleston cree que deben realizarse “estudios más detallados para determinar la naturaleza del virus infeccioso y conocer cómo la vacunación puede influenciar su transmisión”. En la actualidad, el equipo desarrolla tests en granjas para detectar pequeñas cantidades del genoma del VFA.

Hacer análisis similares al del VFA con otras enfermedades virales graves, como el virus de la gripe, es otra de las sugerencias del investigador: “El cerdo es un buen modelo de huésped natural para estudiar la transmisión de la gripe y analizar las cantidades de virus producido y los síntomas clínicos”.

Una enfermedad de alto coste

El VFA es un virus muy contagioso que infecta a reses y a otros animales de ganado, y que genera lesiones en la lengua y patas, fiebre y secreción nasal. Esta enfermedad causa grandes pérdidas en el comercio global de ganado cada año: los países con VFA invierten mucho dinero en vacunar a sus animales y, para evitar su propagación, los granjeros exterminan parte del rebaño.

Reino Unido sufrió la mayor epidemia de VFA en 2001: se mataron millones de animales y se perdieron miles de millones de libras antes de que se llegase a controlar la enfermedad.

---------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Bryan Charleston, Bartlomies M. Bankowski, Simon Gubbins, Margo E. Chase-Topping, David Schley, Richard Howey, Paul V. Barnett, Debi Gibson, Nicholas D. Juleff, Mark E. J. Woolhouse. “Relationship Between Clinical Signs and Transmission of an Infectious Disease and the Implications for Control”. Science, Vol. 332, 6 de mayo de 2011. DOI: 10.1126/science.1199884

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.