Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Este reloj epigenético predice la evolución clínica de los pacientes con cáncer

Saber cuánto se reproducen las células tumorales en el pasado para predecir el crecimiento futuro del cáncer y la progresión clínica de los pacientes, es el objetivo de un nuevo estudio liderado por expertos del Hospital Clínic y el IDIBAPS. Este avance supondría conseguir terapias más acordes con el riesgo biológico de dicho tumor.

En la imagen, Martí Duran-Ferrer, Iñaki Martín-Subero y Elías Campo, investigadores de este estudio. / IDIBAPS

Investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y el Hospital Clínic lideran un estudio internacional en el que han desarrollado un reloj epigenético que permite conocer cuánto se han multiplicado las células tumorales en el pasado. Gracias a este hallazgo se puede predecir el crecimiento futuro del cáncer y la evolución clínica de los pacientes, con lo que se podrían definir tratamientos más coherentes con el riesgo biológico de dicho tumor.

El estudio, en el que han participado 32 científicos de 16 instituciones y 6 países diferentes, ha sido publicado en la revista Nature Cancer. Coordinado por Iñaki Martín-Subero, investigador ICREA en el IDIBAPS, analiza si la historia pasada del crecimiento del tumor podría predecir su crecimiento futuro y, por tanto, el comportamiento clínico de los pacientes.

La historia pasada del crecimiento del tumor podría predecir su crecimiento futuro y, por tanto, el comportamiento clínico de los pacientes

Recientemente, estudios científicos han revelado que la epigenética no solo es la ciencia que estudia los interruptores que activan o silencian los genes, sino que también tiene una función de memoria celular.

Según Martin-Subero, “se podría decir que el genoma está compuesto por dos tipos de libros, el abierto que contiene los genes activos y el cerrado con los genes que permanecen silenciados. Hemos observado que los cambios epigenéticos que tienen lugar en el libro cerrado del genoma guardan una memoria oculta del crecimiento celular pasado”.

Los investigadores han estudiado en detalle las alteraciones epigenéticas en más de 2.000 pacientes con diferentes tipos de leucemias y linfomas, y han descubierto que cada vez que las células se reproducen van escribiendo pequeñas marcas en el libro cerrado del genoma. Cuanto más se dividen las células, más marcas se acumulan.

Martí Duran-Ferrer, primer autor del trabajo, comenta cómo “dado que los cambios epigenéticos asociados al crecimiento celular son acumulativos, hemos podido desarrollar un reloj epigenético que refleja cuanto se han multiplicado las células en el pasado. Si este reloj ha avanzado mucho en el pasado tenderá a avanzar también en el futuro, lo que se asocia directamente con determinadas mutaciones genéticas y la agresividad clínica en los pacientes”.

Mejorar el manejo del cáncer

Hasta la fecha, los cambios epigenéticos en el libro cerrado del genoma se consideraban acompañantes silenciosos del proceso de transformación tumoral, sin ninguna implicación clínica. “Nuestro estudio indica que los cambios epigenéticos acumulados en el libro cerrado del genoma de los tumores son importantes, ya que predicen el comportamiento clínico futuro de los pacientes. Las células de cáncer escriben una gran parte de su historia en este libro cerrado”, afirma Martín-Subero.

Todavía queda camino por recorrer para que este reloj epigenético pueda aplicarse directamente en la práctica clínica, pero podría ayudar con estrategias de tratamiento más acordes al riesgo biológico del tumor

Para los autores, todavía queda camino por recorrer para que este reloj epigenético pueda aplicarse directamente en la clínica. Sin embargo, la robustez de los datos sugiere que este reloj molecular podría ayudar a definir estrategias de tratamiento más acordes con el riesgo biológico del tumor.

“Este estudio presenta una visión novedosa sobre como anticipar el comportamiento clínico de los pacientes con cáncer linfoide y tiene un gran potencial de convertirse en una variable importante para el manejo clínico del cáncer en la era de la medicina personalizada”, concluye Elías Campo, director del IDIBAPS y de Investigación del Clínic.

 

Referencia:

Duran-Ferrer M, Clot G, Nadeu F, Beekman R, Baumann T, Nordlund J, Marincevic-Zuniga Y, Lönnerholm G, Rivas-Delgado A, Martin S, Ordoñez R, Castellano G, Kulis M, Queirós A, Lee ST, Wiemels J, Royo R, Puiggrós M, Lu Y, Gine E, Beà S, Jares P, Agirre X, Prosper F, López-Otín C, Puente XS, Oakes CC, Zenz T, Delgado J, López-Guillermo A, Campo E, Martin-Subero JI. The proliferative history shapes the DNA methylome of B-cell tumors and predicts clinical outcome. Nature Cancer 2020.

Fuente:
IDIBAPS
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
El Museo Nacional de Ciencias Naturales acoge una exposición sobre el legado de Ramón y Cajal

Más de un centenar de piezas, incluidos doce dibujos originales, la medalla del Nobel y su primer diario de laboratorio, se presentan en este recorrido por la vida y obra del padre de las neurociencias.

¿Qué determina la cantidad de músculo que podemos desarrollar?

Investigadores españoles han descubierto en ratones una nueva ruta de señalización regulada por la molécula VAV2, con un papel crítico en la regulación de la masa muscular. Cuando está muy activada contribuye a desarrollar mucho músculo, mientras que si está poco activa hace que disminuya este proceso.