Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida
Los investigadores insertaron perdigones en carne de codorniz

Estudian la transferencia de plomo de los perdigones a la carne de caza menor

Un equipo del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas -CSIC-, la Universidad de Castilla-La Mancha y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha), en Ciudad Real, ha estudiado la transferencia de plomo de los perdigones de caza a la carne de codorniz durante su cocción. Los investigadores han comprobado que un solo perdigón por pechuga es suficiente para contaminar la carne por encima de los niveles máximos de plomo establecidos por la Unión Europea en carne de aves de corral: 0,1 microgramos de plomo por gramo de tejido (µg/g).

Radiografía de varias perdices en las que se distinguen perdigones y otros fragmentos de plomo. Foto: CSIC.

La contaminación por plomo aumentó asimismo con el número de perdigones insertados y en aquellas pechugas cocinadas con vinagre. El director del trabajo, Rafael Mateo, señala: “Dado que la carne de caza menor se consume frecuentemente en España en forma de escabeche, en el trabajo se han cocinado también pechugas mediante esta receta que incorpora el vinagre y reduce de forma importante el pH de la cocción”. Un medio ácido con un pH bajo, como el del escabeche, facilita la disolución del plomo.

El trabajo se realizó de forma experimental insertando entre uno y cuatro perdigones de plomo en pechugas de codornices listas para su consumo, con el objetivo de reducir la variabilidad de la contaminación originada por la propia trayectoria del disparo (los restos de plomo que los perdigones dejan en su recorrido). En una pechuga de 18 gramos, con cuatro perdigones y cocinada con vinagre, fue detectado un nivel máximo de 31.5 µg/g. En el caso de una comida de 200 gramos de carne, esta contaminación representaría una ingesta de 6,3 mg de plomo. “Los niveles de contaminación hallados están muy por encima de los 1,75 mg establecidos como tolerables por la Organización Mundial de la Salud en la ingesta semanal en una persona de 70 kilos de peso”, advierte el coordinador del trabajo.

Legislación de la caza con plomo

Las altas prevalencias de intoxicación por plomo en las aves acuáticas que ingieren los perdigones han llevado a la prohibición de la munición de plomo en muchos lugares del mundo. La legislación española sólo prohíbe este tipo de caza en humedales protegidos dentro de la Red Natura 2000. En las zonas donde se ha cazado de forma tradicional puede llegar a haber hasta tres millones de perdigones por hectárea.

Respecto a los grupos humanos afectados, Mateo explica: “Aunque en la población general el consumo de carne de caza no es tan frecuente como el de ave de corral, sí que se debe tener en cuenta que es común y regular durante buena parte del año entre los familiares de los cazadores de caza menor en España”.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así se poblaron las islas del Caribe desde el continente americano

Utilizando ADN antiguo de más de 93 isleños del Caribe, un equipo internacional de científicos, con participación española, ha descubierto que hace miles de años la región fue inicialmente colonizada y reasentada al menos tres veces desde diferentes partes del continente americano. Sin embargo, hubo poco mestizaje entre los primeros pobladores de las islas del Caribe.

Alt de la imagen
Nuevos datos apoyan la teoría de la baja diversidad genética como principal causa de la extinción neandertal

Una investigación, con participación española, ha  estudiado la primera vértebra cervical, atlas, de varios neandertales recuperados en el yacimiento de Krapina (Croacia). Las variantes anatómicas descubiertas confirman que la diversidad genética de las poblaciones era baja.