Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La clave de la obesidad podría estar en el cerebro

¿Y si el origen de la obesidad estuviera en el cerebro? Esa es la idea en la que trabajan varias investigaciones en Estados Unidos, Italia y Suiza, países con alta incidencia de esta enfermedad que es a su vez factor de riesgo para males crónicos como la diabetes, la hipertensión o el ictus. El tema ha sido debatido en Salamanca, dentro de las XIV Jornadas Castellano-Leonesas de Educación Sanitaria.

Las investigaciones más avanzadas buscan la molécula clave de la patología en la hipófisis. Foto: DiCYT.

Las investigaciones parten de una pregunta muy básica: ¿Por qué los seres humanos y algunos primates padecen obesidad, mientras que en otras especies este mal es inexistente? "La respuesta puede estar en el mapa genético del humano", indica Pedro Tormo, médico internista en el Hospital del Aire de Madrid y asesor sanitario de Sanitas.

Estos trabajos tratan de hallar en la hipófisis la molécula que 'acciona' el centro del hambre y la saciedad, ubicado en el hipotálamo.

"Por eso estas investigaciones tratan de conocer si existe una anomalía en él". La comparación para el ser humano es odiosa; mientras él acumula grasa en el tejido adiposo, otras especies, como los patos "utilizan la grasa como elemento de combustión y energía". No obstante, la razón no tiene que por qué ser de todo genética, ya que hay hábitos sedentarios muy asentados que infieren en la obesidad.

Tormo, advierte, por ello, que no se puede hacer "ciencia ficción" con el asunto a la hora de buscar soluciones para la obesidad en el laboratorio, y aboga por una receta más sencilla: "Hay que reeducar en la cocina". El especialista aconseja el consumo regular de pescado, legumbres, frutas y verduras y evitar las grasas saturadas como claves para evitar o reducir la obesidad. En su ecuación también entran en ejercicio físico, los horarios "más europeos" y evitar periodos de ayuno.

Datos y fórmulas para adelgazar

En 2015, según la Organización Mundial de la Salud, habrá 2.300 millones de personas con obesidad. Unos 700 millones de ellas tendrán gran obesidad. "No es sólo cuestión de salud, es también un problema económico, ya que la sanidad pública tiene que hacer frente a tratamientos para los distintos tipos de obesidad", explica Tormo.

Cerca del 17'5% de los varones y el 13'5% de las mujeres posee sobrepeso en España. Aunque estamos lejos de las tasas de Estados Unidos (con casi uno de cada tres ciudadanos, el 31%, pasado de kilos), España está a la cabeza de los países europeos en tasa de población con un índice de masa corporal superior a 25. Por comunidades autónomas, Andalucía es la que presenta peores datos, con el 21% de su población con sobrepeso u obesidad. La gente ha tomado conciencia (2.000 millones de euros se gastan en España cada año en fórmulas para perder peso), pero Tormo advierte que no todas son eficientes.

"Mucha gente acude a dietas basadas sólo en proteínas o hidratos de carbono, pero estas dietas monocordes, que pueden reducir eventualmente el peso, tienen efectos secundarios", explica. Por ejemplo, la insuficiencia renal. "Los fármacos tampoco son la solución, ya que las acciones inhibidoras del apetito o saciantes pueden tener contraindicaciones".

Puede ser el caso de las barritas alimenticias cuyo exceso prolongado en el tiempo en la ingesta puede producir problemas. "Las técnicas invasivas son eficaces, pero conllevan riesgos porque los pacientes, además de presentar una obesidad severa, pueden poseer problemas añadidos como la hipertensión", lo que no las hace muy recomendables. Existe un 1% de mortalidad en estos procedimientos. Por todo ello, Tormo aboga por "tratamientos basados en el análisis personalizado de cada persona".

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Qué aconseja la EMA a las personas vacunadas con AstraZeneca

Aunque los casos de trombosis se consideran muy poco frecuentes, la Agencia Europea del Medicamento ha advertido a los pacientes inmunizados con el suero de Oxford/AstraZeneca que vigilen su estado de salud durante las dos semanas posteriores a la inoculación para poder identificar los raros, pero posibles síntomas.

Las vacunas de Pfizer y Moderna son efectivas para prevenir contagios, según los CDC

Un estudio con casi 4.000 participantes elaborado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE UU revela que las vacunas de Pfizer y Moderna son efectivas para reducir los contagios hasta en un 90 %, si se aplican las dos dosis recomendadas. En una única dosis la protección es del 80 %.