Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La crisis climática aumentará la abundancia de patógenos en los suelos de todo el mundo

El primer atlas mundial de hongos patógenos de las plantas ha permitido identificar regiones de Asia, América, África y Australia con mayor proporción de estos microorganismos. El estudio demuestra que la prevalencia de los microbios incrementará con el cambio global, lo que podría afectar a nuestra capacidad para producir alimentos en el futuro.

Los suelos son reservorios importantes de hongos patógenos de plantas a escala global. / Pixabay

Una cucharada de suelo contiene millones de microbios y la mayoría de ellos son beneficiosos para los seres humanos porque regulan el clima de la tierra, generan la fertilidad de los suelos y ayudan a producir los alimentos que consumimos. Otros, sin embargo, son capaces de devastar regiones enteras de campos de cultivos, llevando a importantes crisis económicas y de hambruna.

A través del primer atlas mundial de patógenos, los investigadores son capaces de identificar y observar su distribución y evolución

“Los recientes acontecimientos globales han recordado a la humanidad que esta inmensa mayoría de microbios pueden tener un gran impacto en nuestras vidas. Por ello, es fundamental que sepamos quienes son estos mircroorganismos y qué funciones cumplen, de forma que podamos mantener nuestra calidad de vida en el futuro”, explica Manuel Delgado Baquerizo, líder del Laboratorio de Biodiversidad y Funcionamiento Ecosistémico de la Universidad Pablo de Olavide (UPO).

El investigador ha dirigido un trabajo, publicado en la revista Nature Climate Change, que demuestra que el cambio climático aumentará la proporción de hongos patógenos de plantas en los suelos de todo el mundo. A través del primer atlas mundial de patógenos, los investigadores son capaces de identificar y observar la distribución y evolución de estos patógenos.

De este modo, se podrá predecir mejor cuáles son y serán aquellas regiones de la tierra más vulnerables a plagas microbiológicas en un futuro cercano. Así se identifican zonas de Asia, África, Australia y América con una gran proporción de patógenos de plantas en sus suelos. Estas regiones corresponden a zonas cálidas, áridas y tropicales. 

“Nuestro atlas de patógenos detecta los puntos calientes de la tierra que contienen mayor proporción de patógenos de plantas en sus suelos, y nos avisa de que el calentamiento global va a aumentar la proporción de estos importantes organismos a escala global”, explica Delgado-Baquerizo.

Según el experto, “tenemos que estar preparados para enfrentarnos a futuras crisis asociadas con el incremento de los patógenos de plantas, ya que esto podría limitar nuestra capacidad de producir comida bajo condiciones de cambio global”. 

El estudio contribuye, por tanto, a entender cómo el cambio climático afectará a la producción de alimentos y a la subsistencia de un gran número de personas en todo el mundo. 

Poner cara a los hongos

El estudio no solo identifica los hongos patógenos de plantas más comunes en suelos de todo el mundo, sino que sugiere que nuestros suelos son un reservorio importante de este tipo de patógenos a escala global.

“El calentamiento global ya está aquí y ha llegado para quedarse. Por ello, es fundamental que aprendamos a predecir cómo los microbios del suelo responderán al cambio climático, destaca Delgado-Baquerizo

“El calentamiento global ya está aquí y ha llegado para quedarse. Por ello, es fundamental que aprendamos a predecir cómo los microbios del suelo que controlan nuestra capacidad de producir alimentos responderán al cambio climático, sobre todo si queremos alimentar a la creciente población mundial”, destaca Delgado-Baquerizo.

Para el científico, el estudio demuestra en experimentos de campo, con secuenciación de ADN, y en muestreos globales, que el incremento de temperatura esta positivamente asociado a una mayor proporción de patógenos de plantas en suelos de todo el mundo.

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores realizaron un muestreo global de suelo incluyendo 235 localizaciones de la tierra en seis continentes y 18 países, que van desde zonas desérticas a bosques tropicales. Además, usaron un experimento de cambio climático que fue instalado y ha sido mantenido durante la última década por el laboratorio de Fernando T. Maestre, de la Universidad de Alicante.

Referencia :

Delgado-Baquerizo et al. “The proportion of soil-borne pathogens increases with warming at the global scale”. Nature Climate Changehttps://www.nature.com/articles/s41558-020-0759-3

Fuente:
UPO
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los neandertales tenían mayor semejanza genética con los ‘Homo sapiens’ que con los denisovanos

Un equipo, con participación española, ha analizado las secuencias genéticas del cromosoma Y de neandertales y denisovanos, estrechamente relacionados evolutivamente con los primeros. Los resultados revelan, sin embargo, mayor similitud genética entre los neandertales y los humanos modernos, lo que deja a los denisovanos como un linaje de una raíz más antigua para este marcador genético.

Alt de la imagen
Anatolia y el sur del Cáucaso no son la cuna de los caballos domésticos

El ADN antiguo de 111 restos indica que hace 4.000 años se produjo una entrada repentina de caballos domésticos desde las estepas euroasiáticas. El trabajo, que cuenta con la participación del CSIC, refuta la hipótesis de que la domesticación de los caballos comenzó hace unos 5500 años de forma independiente en Anatolia y el sur del Cáucaso.