Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Los cambios ecológicos afectaron a la alimentación hace 15.000 años

La desaparición de la megafauna reorientó la dieta hacia presas más pequeñas

Al final del Pleistoceno se produjo un cambio en la cuenca mediterránea que llevó a sus habitantes a alimentarse con animales más pequeños, como los conejos. Estas variaciones en la dieta pudieron deberse a cambios ecológicos que afectaron a las comunidades de grandes mamíferos, reduciendo su población o incluso haciéndolas desaparecer. Esta es una de las conclusiones de un estudio en el que ha participado el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos.

En el yacimiento arqueológico del Molí del Salt (Tarragona) se observan cambios en las estrategias de subsistencia con la reorientación en la explotación de presas más pequeñas, como los conejos. / CENIEH

La investigadora en tafonomía Ruth Blasco, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), ha participado en un estudio, publicado en la revista Historical Biology, que explora la relación entre los factores medioambientales y el cambio en la selección de recursos animales en la cuenca mediterránea a finales del Pleistoceno. Los autores han utilizado como ejemplo el yacimiento arqueológico del Molí del Salt (Tarragona), ubicado cronológicamente entre los 15.000 y 8.000 años de antigüedad.

El trabajo pone de releive que al final del Pleistoceno algunos conjuntos arqueológicos, sobre todo los situados en la cuenca mediterránea, muestran un cambio en las estrategias de subsistencia humanas, con la reorientación en la explotación de presas hacia los animales pequeños, como por ejemplo los conejos. Los motivos que incentivaron este cambio han sido durante años objeto de debate llevando finalmente a plantear una concatenación de factores en los que la ecología parece tener un peso importante.

“Un posible escenario que podría explicar estas variaciones en la dieta humana se vincula a la presión ambiental, la cual sugiere que los cambios climáticos acontecidos a finales del Pleistoceno dieron lugar a cambios ecológicos que afectaron a las comunidades de grandes mamíferos en Eurasia, reduciendo su población o incluso haciéndolas desaparecer”, apunta Blasco.

La megafauna europea empezó a desaparecer y los humanos tuvieron que cambiar sus estrategias de alimentación

Los niveles arqueológicos del Molí del Salt se enmarcan dentro de este proceso. Su secuencia estratigráfica comienza en un momento en el que buena parte de la megafauna que había habitado Europa comienza a desaparecer de las regiones meridionales. “Esta situación provocaría que las poblaciones humanas reorientaran sus estrategias hacia otros recursos disponibles en el entorno”, comenta la investigadora.

Nuevas circunstancias medioambientales

Las especies capaces de adaptarse con mayor facilidad a las nuevas circunstancias medioambientales serían aquellas más versátiles y que presentasen una mayor plasticidad ecológica. Los animales de talla media y pequeña, como el ciervo y/o los lagomorfos, entrarían dentro de esta categoría. En concreto, los lepóridos fueron especialmente abundantes en el Levante peninsular, por lo que los humanos verían en ellos un recurso potencial y altamente aprovechable, que además presentaba elevadas tasas de reproducción que harían de su explotación una estrategia sostenible.

Aparte de las cuestiones ambientales, el estudio, que ha sido liderado por Anna Rufà del Institut català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), también resalta que existen otros factores que pudieron marcar cambios no sólo en este periodo de final del Pleistoceno, sino en momentos anteriores. Variables ocupacionales, territoriales, utilitarias, organizativas, grupales, y en definitiva, factores socio-culturales, podrían haber influido también en la presencia de pequeñas presas (y de otras especies) en yacimientos arqueológicos con independencia del marco temporal.

Referencia bibliográfica:

Rufà, A., Blasco, R., Rosell, J., Vaquero, M. (2017). "What is going on at the Molí del Salt site? A zooarchaeological approach to the last hunter-gatherers from South Catalonia". Historical Biologyhttp://dx.doi.org/10.1080/08912963.2017.1315685

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así se transformó el óxido de hierro en ocre durante el Paleolítico final y el Neolítico

Hace entre 15.000 y 6.000 años, se utilizaban ocres y otros colorantes para el arte prehistórico, pero también para la protección de la piel y como pintura corporal, entre otros usos. Un equipo, liderado por la Universidad de Valencia, que muestra por primera vez cómo se obtuvo y se aprovisionó el óxido de hierro para transformarlo en los ocres de uso doméstico.

Alt de la imagen
Los humanos usaban camas de hierba hace 200.000 años

Estos lechos servían como zona de descanso y como espacio para el trabajo cotidiano, al tiempo que permitían repeler insectos gracias al uso de cenizas. El descubrimiento, publicado en Science y que cuenta con colaboración española, supone el uso humano más antiguo registrado de camas de hierba, superando las evidencias anteriores en más de 100.000 años.