Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Tierra y del Espacio
El estudio se publica en ‘Science’

La diversidad de las tierras áridas ralentiza el cambio climático

Preservar la diversidad de las plantas servirá como amortiguador de los efectos negativos de la desertificación y el cambio climático en las zonas áridas de toda la Tierra. Esto ha concluido un equipo liderado por investigadores españoles tras analizar 224 ecosistemas de este tipo localizados en todos los continentes, excepto la Antártida.

La diversidad de las tierras áridas ralentiza el cambio climático
La diversidad de las tierras áridas ralentiza el cambio climático. Foto: Vicente Polo

Preservar la diversidad de las plantas servirá como amortiguador de los efectos negativos de la desertificación y el cambio climático en las zonas áridas de toda la Tierra. Esto ha concluido un equipo liderado por investigadores españoles tras analizar 224 ecosistemas de este tipo localizados en todos los continentes, excepto la Antártida.

Las zonas áridas cubren el 41% de la superficie terrestre, alojan al 38% de la población humana y son esenciales para el mantenimiento de la biodiversidad global ya que albergan el 20% de los principales centros de diversidad de plantas y el 30% de las principales áreas de aves endémicas.

Un amplio estudio en 16 países de todo el mundo ha determinado que la diversidad de estos ecosistemas puede ayudar a mitigar los efectos del cambio climático y la desertificación, graves amenazas de este tipo de áreas.

“El funcionamiento del ecosistema mejora conforme aumenta el número de especies vegetales y disminuye con el aumento la temperatura media anual”, explica a SINC Fernando T. Maestre, autor del estudio e investigador de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Los investigadores observaron que la riqueza de plantas perennes está muy relacionada con servicios fundamentales del ecosistema, más que otros factores como la cantidad de lluvias anuales o los microbios de la tierra.

“A día de hoy no somos capaces de ponernos de acuerdo en limitar las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del calentamiento global, pero podemos contribuir a minimizar las consecuencias negativas del mismo si se toman acciones decididas para conservar y restaurar la biodiversidad vegetal”, asegura Maestre.

Resistencia de los ecosistemas

Estos datos apoyan las evidencias anteriores que vinculan la biodiversidad con el correcto funcionamiento de los ecosistemas. Además, es la primera evaluación explícita de esta relación bajo condiciones naturales a una escala global.

Los resultados también indican que el calentamiento global afectará gravemente a estas áreas: disminuirá su funcionalidad, y esto repercutirá en su capacidad de producir servicios clave para el mantenimiento de la vida sobre el planeta.

Ante ello, los investigadores proponen posibles vías: “Un aumento del número de especies de plantas puede mejorar la provisión de los ecosistemas. Igualmente, y dado que la desertificación a menudo comienza con la pérdida de la fertilidad del suelo, dicho aumento puede también aumentar la resistencia frente a la desertificación”, declara el investigador.

2.600 muestras de suelo

Menos del 3% de los análisis de las relaciones entre la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas se han realizado en estos ambientes. “Esto muestra que no se les ha prestado la atención que merecen en base a su extensión e importancia socio-ecológica a nivel global”, denuncia Maestre.

En esta investigación sí se ha prestado una atención pormenorizada. El muestreo de campo ha consistido en una observación directa de 224 ecosistemas naturales dispersos a lo largo de 16 países de todos los continentes excepto la Antártida (España, Estados Unidos, México, Brasil, Ecuador, Venezuela, Perú, Irán, Israel, Australia, Marruecos, Túnez, Kenia, Argentina, Chile y China).

“Durante los muestreos de campo realizados se ha evaluado distintas características de la vegetación de estos ambientes (su composición, distribución espacial, riqueza de especies, diversidad, etc.)”, describe el investigador.

Este trabajo in situ ha sido completado por un detallado análisis de más de 2.600 muestras de suelo, en las que se han analizado 14 variables relacionadas con el ciclo de elementos esenciales para la vida, como el carbono, el nitrógeno y el fósforo.

“De esta forma, no sólo se ha estimado el estado funcional de los ecosistemas, sino que se ha obtenido información para poder identificar el inicio de procesos de degradación de los mismos que, en zonas como las estudiadas, pueden llevar a su desertificación”, concluye Maestre.

Referencia bibliográfica

F.T. Maestre; J.L. Quero; A. Escudero; V. Ochoa; M. García-Gómez; S. Soliveres; C. Escolar; P. García-Palacios; M. Berdugo; E. Valencia; B. Gozalo; V. Polo. "Plant Species Richness and Ecosystem Multifunctionality in Global Drylands". Science, 335. 13 de enero de 2012.

Fuente: Science
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los satélites detectan un brusco aumento de la explotación forestal en Europa

En los últimos años el área boscosa europea destinada a la silvicultura ha aumentado un 49 %, a la vez que se ha elevado un 69 % su pérdida de biomasa, según los datos recogidos por Landsat. Este incremento puede alterar la capacidad de absorción de carbono en la UE y sus planes para combatir la crisis climática.

Alt de la imagen
Hallan por primera vez savia mezclada con resina en el ámbar de El Soplao

Científicos del Instituto Geológico y Minero de España han hallado en el ámbar del yacimiento de El Soplao (Cantabria) savia fósil. Se trata de pequeñas gotas que forman unas texturas muy peculiares, conocidas como dobles emulsiones.