Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Salud pública

La neumonía podría matar nueve millones de niños en la próxima década

La enfermedad infecciosa está acabando con la vida de un niño cada 39 segundos, un total de 800.000 niños solo el año pasado. Si se aumentaran las medidas de prevención y los tratamientos, se podrían salvar más de tres millones de vidas y se podrían prevenir otros cinco millones de muertes de menores en los próximos años. 

La polución, la desnutrición y la falta de vacunas y antibióticos se encuentran entre las principales causas de la neumonía. / © UNICEF/Modola

La neumonía es la principal causa de mortalidad infantil en el mundo. Está causada por bacterias, virus u hongos, y produce en los niños dificultades para respirar debido a que los pulmones están llenos de pus y líquido. El año pasado se cobró la vida de 800.000 niños, o lo que es lo mismo, un niño falleció cada 39 segundos.

Coincidiendo con la celebración hasta mañana del I Foro Global sobre Neumonía Infantil en Barcelona, científicos de la Universidad Johns Hopkins en EE UU han presentado un estudio en el que demuestran que si aumentaran las medidas para combatir la neumonía se podrían evitar cerca de nueve millones de muertesinfantiles debido a esta y otras enfermedades. 

La polución, la desnutrición y la falta de vacunas y antibióticos se encuentran entre las principales causas de la neumonía

Los resultados muestran que con mayores servicios de prevención tratamiento de esta mortífera enfermedad infecciosa, se podrían salvar las vidas de 3,2 millones de niños menores de cinco años. Además, eso crearía un “efecto dominó” que permitiría prevenir a su vez otras 5,7 millones de muertes infantiles a causa de otras enfermedades, un factor que recalca la necesidad de contar con servicios de salud integrados.

Aunque algunos tipos de neumonía pueden prevenirse con vacunas y tratarse fácilmente con antibióticos de bajo coste si se diagnostica correctamente, decenas de millones de niños siguen sin estar vacunados, y uno de cada tres niños con síntomas no recibe atención médica esencial. Durante el foro, el Instituto Serum de la India anunciará una nueva vacuna neumocócica conjugada más asequible.

“La enfermedad que mata a más niños en el mundo no puede ser olvidada por más tiempo. La investigación y la innovación deben favorecer un cambio en las políticas y liderar el camino para un mayor descenso de la mortalidad atribuible a la neumonía”, subraya Quique Bassat, profesor de investigación en ISGlobal de Barcelona que organiza el evento con otras ocho organizaciones internacionales y presidente del evento. 

Muertes concentradas en los países más pobres

Las muertes infantiles a causa de la neumonía se concentran en los países más pobres del mundo, y quienes más lo sufren son los niños más marginados y vulnerables. Si se mantienen las tendencias actuales, tres millones de niños menores de cinco años podrían morir por esta enfermedad entre 2020 y 2030.

Durante la próxima década, se estima que el número de muertes sea mayor en Nigeria (1,4 millones), India (880.000), República Democrática del Congo (350.000) y Etiopía (280.000).

Las intervenciones sanitarias encaminadas a mejorar la nutrición, proporcionar antibióticos, aumentar la cobertura de vacunación e impulsar la lactancia materna –todas ellas medidas clave que reducen el riesgo de muertes infantiles por neumonía– podrían también prevenir millones de muertes de niños a causa de enfermedades como la diarrea (2,1 millones), sepsis (1,3 millones) y sarampión (280.000).

“El número de vidas que podrían salvarse es potencialmente mucho mayor, ya que el modelo no tuvo en cuenta factores como la disponibilidad de oxígeno medicinal o las acciones para reducir los niveles de aire contaminado (uno de los mayores factores de riesgo para la neumonía)”, asegura Kevin Watkins, director ejecutivo de Save the Children. “Sería moralmente indefendible quedarnos parados y permitir que millones de niños sigan muriendo por falta de vacunas, de antibióticos asequibles y de tratamiento con oxígeno”, añade.

“Sería moralmente indefendible quedarnos parados y permitir que millones de niños sigan muriendo”

De acuerdo con la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, “si somos serios a la hora de salvar vidas de niños, también debemos serlo cuando se trata de combatir la neumonía. Como muestra el actual brote del coronavirus, esto se traduce en mejorar la detección y la prevención. Significa hacer diagnósticos correctos y prescribir tratamientos adecuados. También implica abordar las principales causas de la mortalidad por neumonía, como la desnutrición, la falta de acceso a vacunas y antibióticos, y abordar el complicado reto de la polución del aire”.

La polución, gran aliada de la neumonía

El 91 % de la población mundial está respirando aire que excede los estándares de contaminación de la Organización Munidal de la Ssalud (OMS). La contaminación del aire contribuye al 17,5 % (o cerca de una de cada cinco) de las muertes por neumonía entre niños menores de cinco años, según un estudio del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud. La polución en los hogares causada por el uso en interiores de combustibles sólidos en cocina, contribuye a 195.000 muertes adicionales (29,4%).

Otras causas de las muertes por neumonía son la desnutrición y la falta de acceso a vacunas y antibióticos. Según el modelo de la Johns Hopkins, de las 8,9 millones de muertes por todas las causas que podrían evitarse durante la próxima década, 3,9 millones serían solo el resultado de aumentar los esfuerzos para reducir la desnutrición.

“Este análisis muestra que la acción colectiva frente a la neumonía podría realmente aumentar los esfuerzos nacionales”, expone Leith Greenslade, coordinadora de la coalición Every Breath Counts.

“Los gobiernos y las agencias internacionales de desarrollo deben actuar urgentemente para proteger a los niños más vulnerables de la desnutrición y de la exposición a la contaminación del aire y para garantizar que reciban vacunas contra la neumonía, diagnósticos rápidos, antibióticos aptos para niños y oxígeno si lo necesitan. Si no es así, 9 millones de vidas están en juego”, añade.

El director ejecutivo de Gavi, la Alianza para Vacunas, Seth Berkley, concluye que “la neumonía neumocócica es fácilmente prevenible y a menudo tratable; ningún padre debería sufrir la agonía de perder a su hijo a causa de esta enfermedad”.

Durante la última década “hemos hecho grandes avances en el aumento de niños vacunados y es vital que se mantengan los esfuerzos para proteger a la siguiente generación frente a esta enfermedad mortal”, zanja.

Este evento es el primer foro internacional sobre neumonía infantil y está organizado por nueve organizaciones líderes en los ámbitos de salud y de infancia: el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), Save the Children, UNICEF, Every Breath Counts, la Fundación “la Caixa”, la Fundación Bill y Melinda Gates, USAID, Unitaid y Gavi.

Fuente:
ISGlobal
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La OMS confirma que el coronavirus no viaja libremente por el aire, sino en gotas

El virus que provoca la COVID-19 se transmite a través de las gotitas respiratorias que expulsa una persona infectada al toser o estornudar a menos de un metro, pero no por las partículas suspendidas en el aire, salvo en casos muy específicos durante los tratamientos hospitalarios. Así lo recoge un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud.

Alt de la imagen
Helena Legido, investigadora de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres
“Los partidos políticos tienen la responsabilidad de no utilizar esta crisis para sus intereses”
Sergio Ferrer

Esta científica ha evaluado en la revista médica The Lancet los puntos de la Sanidad española que el coronavirus pondrá a prueba y las lecciones que ya se pueden sacar de la experiencia. Insiste en que una vez pase esta crisis será fundamental estudiar lo que se hizo bien y mal, pero ahora “no se debe permitir que los políticos exploten la situación en su beneficio”.