Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los machos cabríos atraen a las hembras por el aroma de su piel

Un estudio liderado por la Universidad de Tokio ha determinado que una señal olfativa de la piel de los cabrones actúa sobre el cerebro de las hembras y activa su instinto de reproducción.

Los machos cabríos atraen a las hembras por el aroma de su piel. Foto: Current Biology, Murata et al.

.

Cualquiera que haya pasado tiempo alrededor de cabras sabe que desprenden un olor muy característico. Un equipo de científicos japoneses, liderado por Yukari Takeuchi de la Universidad de Tokio, ha analizado el aroma de las cabras macho hasta identificar una esencia cítrica que actúa directamente sobre el cerebro de las hembras y modifica su predisposición sexual.

Este estudio es el primero en afirmar que es una feromona la que activa el eje reproductivo central de las cabras hembra

“Este estudio es el primero en afirmar que es una feromona la que activa el eje reproductivo central. Aunque el trabajo se llevó a cabo en cabras, este hallazgo puede explicar qué ocurre con otras especies de ganado, y tal vez, incluso en seres humanos”, apunta la investigación.

Estudios previos habían demostrado que es el pelo de las cabras macho, y no la orina, la que provoca lo que han denominado como “efecto macho”, pero se desconocía el precursor de la feromona implicado –que es el que provoca, a largo plazo, los hechos fisiológicos necesarios para la ovulación y la reproducción–.

Los investigadores decidieron centrarse en los componentes del aroma masculino y descubrieron que la feromona del macho cabrío se sintetiza principalmente en la piel de la cabeza. Para recoger el aroma del animal les colocaron una gorra a medida.

Identificaron una nueva sustancia química desconocida hasta el momento en el medio natural, el 4 ethyloctanal

Después de recoger los compuestos volátiles durante una semana en machos fértiles y castrados, los analizaron químicamente e identificaron una nueva sustancia química desconocida hasta el momento en el medio natural, el 4 ethyloctanal. “Esta fue nuestra primera sorpresa", declara Takeuchi.

Los investigadores fueron capaces de mostrar los efectos de este componente con un método electrofisiológico que desarrollaron para monitorear en tiempo real los cerebros de las cabras hembras.

Takeuchi concluye: "Nos sentimos tentados a especular que se trata de una estrategia reproductiva inteligente del macho cabrío para alterar el comportamiento sexual de la hembra para aparearse".

Referencia bibligráfica:

Murata et al. "Identification of an Olfactory Signal Molecule that Activates the Central Regulator of Reproduction in Goats". Current Biology, 27 de febrero de 2014. http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2014.01.073.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.