Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los patos pueden dispersar huevos de carpas a través de sus heces

Hasta ahora no estaba claro cómo las carpas, que han colonizado las masas de agua dulce de todo el mundo, llegan a zonas aisladas. Un nuevo estudio sugiere que el transporte a través del intestino aviar de un solo huevo puede desempeñar un papel importante en la dispersión de esta especie invasora, dado su potencial para reproducirse asexualmente.

Ejemplar de ánade azulón, especie utilizada en la investigación. / David Álvarez López en Pixabay

La carpa común (Cyprinus carpio) es un pez de agua dulce ampliamente conocido e incluido en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo​ de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La carpa prusiana (Carassius gibelio) es un invasor más reciente en plena expansión en la península ibérica.

Los huevos de las carpas pueden sobrevivir al sistema digestivo de los patos que eventualmente los ingieren como parte de su dieta

Si bien los ejemplares de esta especie han colonizado a masas de agua en todo el mundo, aún no está claro cómo sus huevos llegan a zonas aisladas. Una nueva investigación, publicada ahora en la revista PNAS, partió de la hipótesis de que la carpa podría dispersar sus huevos a través del sistema digestivo de los patos, ya conocidos por extender plantas acuáticas e invertebrados. 

Según los científicos, entre los que han participado investigadores de la Estación Biológica de Doñana (EBD) del CSIC en Sevilla, los huevos de las carpas pueden sobrevivir al sistema digestivo de los patos que eventualmente los ingieren como parte de su dieta y ser expulsados vivos entre sus heces en otros cuerpos de agua. Esta podría ser una forma importante de dispersión de las carpas. 

Un experimento con patos cautivos 

Para determinar si los huevos de pez podían sobrevivir al paso intestinal después de ser ingeridos por un ave, los biólogos alimentaron con unos 500 huevos de carpa vivos a cada uno de los ocho ánades azulones cautivos que se emplearon para el estudio. El equipo utilizó tanto huevos de carpa común como de la carpa prusiana, que son ambas especies invasoras con amplios rangos geográficos. 

De los 18 huevos recuperados en las heces de los patos, 12 contenían embriones viables. Finalmente, una carpa común y dos carpas prusianas eclosionaron con éxito.

Los resultados muestran que en las heces de seis de los patos se encontraron huevos vivos. Sin embargo, solo el 0,2 % de los huevos ingeridos se recuperaron intactos en las heces frescas, hasta 24 horas después de su consumo por parte de los patos. De los 18 huevos recuperados, 12 contenían embriones viables. Finalmente, una carpa común y dos carpas prusianas eclosionaron con éxito. 

“La dispersión de un solo huevo de carpa prusiana podría establecer una nueva población, dado su potencial para reproducirse asexualmente. Los huevos pasados que no nacieron murieron por infección de hongos”, concluyó Andy Green, profesor de investigación del CSIC en la EBD y coautor del trabajo.

Referencia

Lovas-Kiss, A., Vincze, O., Löki, V., Pallér-Kapusi, F., Halasi-Kovács, B., Kovács, G., Green, A.J., Lukács, B.A. 2020. “Experimental evidence of dispersal of cyprinid eggs inside migratory waterfowl”. PNAS doi/10.1073/pnas.2004805117

Fuente: EBD-CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los ratopines rasurados esconden el secreto de la supervivencia sin oxígeno

Las habilidades de estos pequeños roedores, protagonistas del #Cienciaalobestia, abruman hasta a los científicos. Además de ser tolerantes al dolor, resistentes al cáncer y longevas, estas ratas topo desnudas son capaces de sobrevivir unos minutos sin oxígeno activando un novedoso mecanismo para termorregularse rápidamente en caso de hipoxia, según un nuevo estudio.  

Un colgante de marfil de mamut es la joya decorada por humanos más antigua de Eurasia

Hace 41.500 años los Homo sapiens ya utilizaban joyería ornamentada, según recoge un estudio sobre los restos de un colmillo de mamut hallados en una cueva en Polonia. La pieza cuenta con 50 perforaciones y dos agujeros completos.