Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los satélites detectan un brusco aumento de la explotación forestal en Europa

En los últimos años el área boscosa europea destinada a la silvicultura ha aumentado un 49 %, a la vez que se ha elevado un 69 % su pérdida o aprovechamiento de biomasa, según los datos recogidos por Landsat. Este incremento puede alterar la capacidad de absorción de carbono en la UE y sus planes para combatir la crisis climática.

Los bosques representan aproximadamente el 38 % de la superficie de la Unión Europea. / Pixabay

Los bosques representan aproximadamente el 38 % de la superficie de la Unión Europea y proporcionan servicios esenciales para nuestra sociedad, desde madera a aire puro. Además, al actuar como sumideros de carbono, estas masas forestales compensan aproximadamente el 10 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE.

Se ha producido un aumento del área forestal cultivada (49 %) y pérdida de biomasa (69 %) en Europa entre 2016 y 2018, en comparación con 2011-2015 

Sin embargo, la creciente demanda de productos forestales, impulsados ahora por la nueva bioeconomía, plantea desafíos para desarrollar una explotación forestal verdaderamente sostenible.

En este contexto, un equipo de investigadores del Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea ha utilizado los datos de los satélites Landsat para analizar los cambios en la cobertura forestal de 2004 a 2018 en 26 países de la Unión Europea.

Pérdida de biomasa forestal en la Península

Los resultados, publicados esta semana en la revista Nature, muestran un aumento tanto del área forestal cultivada (49 %) como de pérdida de biomasa (69 %, entendida como biomasa total 'cosechada' medida en toneladas por hectárea) en Europa entre 2016 y 2018, en comparación con el período comprendido entre 2011 y 2015, “con grandes pérdidas en la península ibérica y en los países nórdicos y bálticos”.

Superficie forestal cultivada por año en la Unión Europea. / G. Ceccherini et al./Nature

“A pesar del incremento general de la superficie forestal en la UE, observamos que su explotación se intensifica”, explica a SINC el autor principal, Guido Ceccherini, quien aclara: “La gente tiende a pensar que la cubierta forestal se está reduciendo porque cortamos muchos árboles, pero no: la cubierta forestal de la UE está aumentando y, al mismo tiempo, experimenta una intensificación aguda y abrupta de las operaciones de tala de árboles”.

“La gente piensa que la cubierta forestal se está reduciendo en la UE porque cortamos muchos árboles, pero no: está aumentando y, al mismo tiempo, experimenta una intensificación aguda y abrupta en la tala de árboles”

“Para comprender esta paradoja –continúa–, es importante reflexionar sobre la diferencia entre la cubierta arbórea y la cubierta forestal. Técnicamente hablando, una cubierta forestal permanece clasificada como ‘bosque’ incluso si los árboles se ‘cosechan’, si la replantación está asegurada (es decir, no se produce un cambio en la cubierta terrestre)”.

Los datos muestran que la intensidad de la explotación forestal fue estable en la mayoría de los países europeos entre 2004 y 2015. El aumento repentino se observó durante los años 2016 a 2018, y fue particularmente marcado en países con actividades económicas relacionadas con la silvicultura, como el sector bioenergético y las industrias papeleras.

La mayor parte de la variación en el área forestal ‘cultivada’ durante ese trienio se registró en Suecia y Finlandia, que en conjunto representaron más del 50 % del aumento total observado en los 26 países. Por su parte, Polonia, España, Francia, Letonia, Portugal y Estonia representaron conjuntamente alrededor del 30 %.

Los autores han identificado tres posibles impulsores del incremento: la creciente proporción de bosques utilizados para la producción de madera que están llegando a su madurez, el aumento en la tala 'de salvamento' de los bosques afectados por perturbaciones naturales (plagas, enfermedades y eventos climáticos extremos) y la reciente expansión de los mercados madereros.

Satélites para luchar contra el cambio climático

Los investigadores indican que los datos que facilitan los satélites de observación de la Tierra, como los europeos Sentinel del programa Copernicus, pueden ser una herramienta muy útil para apoyar el manejo sostenible de los bosques, al monitorizar su explotación en grandes áreas geográficas.

También advierten que si continúa una tasa tan alta de aprovechamiento forestal, la mitigación climática basada en los bosques que tiene prevista la UE a partir de 2020 se puede ver obstaculizada, “y las pérdidas de carbono adicionales de los bosques requerirían reducciones extra de emisiones en otros sectores, para alcanzar la neutralidad climática prevista para 2050”.

Referencia:

Guido Ceccherini et al. “Abrupt increase in harvested forest area over Europe after 2015”. Nature, julio de 2020.

Fuente:
Nature
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los cambios en el uso de la tierra aumentan el riesgo de brotes de enfermedades zoonóticas

Los ecosistemas modificados por el ser humano tienen más huéspedes de enfermedades de transmisión de animales a personas, si se compara con los hábitats inalterados, según un estudio publicado en Nature. Los investigadores resaltan la necesidad de vigilar los ecosistemas agrícolas, ganaderos y urbanos.

Alt de la imagen
Los primeros habitantes del continente europeo se adaptaron al cambio climático

Investigadores de la Universidad de Granada y el Instituto de Paleoecología Humana y Evolución Social de Tarragona logran reconstruir la evolución del hábitat y del clima en el que desarrollaron sus vidas los primeros grupos humanos que habitaron en Orce (Granada), los más antiguos del continente europeo.