Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Observan por primera vez la adaptación del genoma a los cambios de temperatura

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona han estudiado por primera vez el efecto de una ola de calor sobre la composición genética de una especie. Los científicos vienen monitorizando la evolución de la mosca Drosophila subobscura desde hace 37 años, y han observado cómo la ola de calor de la primavera de 2011 causó una dramática alteración en la composición genética de las poblaciones de este organismo, debido a una rápida proliferación de genotipos más tolerantes a las altas temperaturas .

Drosophila obscura. / Wikipedia

Una investigación de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha monitorizado la evolución de Drosophila subobscura, una pequeña mosca muy común en todo el continente europeo, desde 1976. La investigación se centra en un tipo concreto de variabilidad genómica denominado polimorfismo cromosómico de inversiones. El estudio, que publica hoy la revista Biology Letters, ha permitido comparar cómo cambian los genomas de las moscas de primavera a verano, de verano a otoño y de otoño a primavera a lo largo de los años.

En trabajos anteriores a 2011, centrados en uno de los cinco pares de cromosomas de D. subobscura y en una población cercana a la ciudad de Santiago de Compostela, los investigadores observaron que este tipo de variación está relacionada con la adaptación a la temperatura ambiental. Pudieron identificar dos tipos de variantes genéticas: una que confiere adaptación al frío, ya que su frecuencia aumenta siempre durante el invierno, y otra que confiere adaptación al calor, con una pauta de comportamiento opuesta.

Los científicos observaron cómo la frecuencia relativa de ambos tipos de variantes ha venido evolucionando tal y como se esperaría de los efectos del calentamiento climático. Comparadas con las moscas de los años 70, las actuales presentan una mayor proporción de variantes tolerantes al calor.

Las moscas actuales son más tolerantes al calor que las de los años 70

Ola de calor

En abril de 2011, la monitorización coincidió con la intensa ola de calor que asoló el oeste de Europa y otras partes del mundo. Los científicos ampliaron el estudio considerando no solo el par cromosómico investigado hasta entonces, sino los cinco pares de cromosomas de la especie, y tomando muestras de moscas en una población adicional localizada en Gordexola, cerca de Bilbao. Las conclusiones son extrapolables a escala genómica y geográfica al tercio norte de España.

En un artículo en la prestigiosa revista Biology Letters, de la Academia Nacional de Ciencias del Reino Unido, los científicos demuestran que la ola de calor de 2011 alteró dramáticamente la composicion genética de las poblaciones naturales de Drosophila subobscura. En plena primavera, y en tan solo una generación, las poblaciones adquirieron una configuración genética típica del verano a causa de la ola de calor.

Según han podido calcular los investigadores, la diferencia en éxito reproductivo entre genotipos sensibles y resistentes a la ola de calor fue extremadamente intensa: durante la ola de calor las moscas portadoras de las variantes genómicas tolerantes al aumento de temperatura dejaron por término medio cinco veces más descendientes que las portadoras de las variantes sensibles a estos cambios.

Los investigadores han podido también observar que, tras la ola de calor, las poblaciones recobraron la composición genética anterior al evento. Esto demuestra que algunos organismos poseen una elevada resiliencia genética frente a este tipo de perturbaciones ambientales.

“Nuestros resultados indican que la resistencia al calor tiene un origen genético. No obstante, no podríamos hablar de un gen del calor o un gen del frío, sino que los factores genéticos de la resistencia al calor están distribuidos por todo el genoma, al menos en estos organismos”, afirma Francisco Rodriguez-Trelles, investigador de la UAB que ha coordinado el hallazgo. Para Rodriguez-Trelles “los resultados que hemos obtenido son una prueba fehaciente de que el incremento de temperatura está influyendo en la evolución de algunas especies”.

En la investigación también han participado Rosa Tarrío y Mauro Santos, investigadores del Grupo de Biología Evolutiva del Departamento de Genética y de Microbiología de la UAB.

Fuente: Universidad Autónoma de Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las ostras producen materiales espumosos con una técnica parecida a la impresión 3D

Científicos españoles han descubierto que las ostras producen estructuras tridimensionales tipo espuma con una tecnología propia, lámina a lámina. Así estos moluscos han solventado el problema de limitación del espacio extrapaleal, es decir el pequeño espacio que separa al molusco de la concha.

Alt de la imagen
OPINIÓN
La lucha contra los microplásticos pasa por el estudio de los ríos
David León Muez

La basuraleza es un problema global: cada día toneladas de residuos derivados de actividades industriales, agrícolas o domésticas acaban en la naturaleza causando, no solo un daño estético, sino una amenaza para la supervivencia de los ecosistemas. En el caso de los microplásticos, el problema tiene solución gracias a la puesta en marcha de acciones para detectarlos en sistemas acuáticos continentales.