Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Técnicas basadas en ADN para detectar aceite de oliva adulterado

Investigadores de la Universidad de Burgos han descrito un método basado en la técnica de reacción en cadena de la polimerasa que permite detectar y cuantificar el aceite de oliva y discriminarlo frente a otras especies oleaginosas. El objetivo, según los autores, es proteger al consumidor frente a posibles fraudes que generan tanto problemas de salud como económicos.

Aceite de oliva. / Lemone

La autentificación del aceite de oliva es un problema no resuelto en el que la comunidad científica lleva trabajando muchos años. Su elevado valor nutricional puede verse reducido mediante la adulteración con otros aceites vegetales de menor calidad.

Así lo explica Natividad Ortega, quien encabeza este trabajo llevado a cabo por un grupo de investigadores del Departamento de Biotecnología y Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Burgos (UBU) que acaba de publicar en la revista Food Chemistry un trabajo sobre el desarrollo de nuevas técnicas basadas en el ADN para detectar fraudes en la industria del aceite de oliva.

El equipo ha desarrollado sistemas reacción en cadena de la polimerasa cuantitativa

“Las técnicas utilizadas tradicionalmente se basan en análisis de los perfiles lipídicos y fenólicos de los aceites. Estos métodos analíticos presentan limitaciones derivadas de la variabilidad en la composición química a causa de la climatología, el origen geográfico, la variedad de aceituna y el tipo de procesado”, detalla la investigadora.

Por ello, este grupo trabaja desde hace cinco años en la búsqueda de alternativas a estos métodos tradicionales, en concreto, en el diseño de técnicas basadas en el ADN, “ya que esta molécula no se ve afectada por factores ambientales y también es más estable durante el procesado y almacenamiento de los aceites”.

En concreto, el equipo está desarrollando sistemas reacción en cadena de la polimerasa cuantitativa (qPCR, por sus siglas en inglés), una técnica de referencia para realizar análisis de ADN ampliamente utilizada en ámbitos como el biomédico, dada su elevada sensibilidad. En el campo de la biotecnología alimentaria, permite la identificación inequívoca de una determinada especie.

ADN de tejido vegetal

Utilizando ADN de tejido vegetal, el equipo diseñó y contrastó sistemas específicos para la identificación de aceite de oliva frente a otras especies oleaginosas como girasol, colza, soja, maíz, cacahuete y coco.

El objetivo es proteger al consumidor frente a posibles fraudes que generan tanto problemas de salud como económicos

“En esta metodología, la obtención de ADN a partir de aceite es un factor limitante, si bien, el método descrito por nuestro grupo ha permitido obtener ADN amplificable en aceites de oliva de diferentes calidades: virgen extra, virgen, refinado y orujos)", apunta Ortega.

De este modo, el sistema de qPCR seleccionado permite detectar específicamente y cuantificar oliva a partir del ADN de aceite de diferentes variedades y procesados. La aplicación de este método en la autentificación de aceites de oliva, implica además tiempos cortos de análisis y un bajo coste económico, y puede aplicarse a cualquier tipo de aceite de oliva.

Este trabajo se engloba dentro de un proyecto más ambicioso dirigido a la autentificación de aceite de oliva y a la detección y cuantificación de otras especies utilizadas en la adulteración de estos aceites, con el fin último de proteger al consumidor frente a posibles fraudes que generan tanto problemas de salud como económicos dentro del sector.

Referencia bibliográfica:

Alonso-Rebollo, A., Ramos-Gómez, S., Busto, M. D., y Ortega, N. (2017). “Development and optimization of an efficient qPCR system for olive authentication in edible oils”. Food Chemistry. 232, 827-835b https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2017.04.078

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevo ‘biofilmchip’ contra las infecciones bacterianas crónicas

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña han desarrollado un chip que, a partir de muestras de pacientes, permite crecer biopelículas bacterianas y analizar su susceptibilidad frente a diferentes antibióticos. Este dispositivo de diagnóstico sencillo y barato puede ayudar a encontrar tratamientos efectivos y personalizados contra infecciones de larga duración.

Muestran la eficacia de un páncreas artificial externo en pacientes con diabetes tipo 2

El pequeño dispositivo portátil consta de un sensor de glucosa, un algoritmo informático para calcular la dosis de insulina y una bomba para inyectarla. Se controla desde el teléfono móvil del paciente y ha sido desarrollado por un equipo de Reino Unido y Suiza. El sistema puede ser usado por enfermos que padecen tanto diabetes de tipo 2 como insuficiencia renal.