Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Antropología

Un método de reconstrucción dental en arqueología tendrá aplicaciones forenses

Un equipo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, en Burgos, ha reconstruido el esmalte desgastado de molares inferiores mediante una técnica más precisa fácilmente exportable a otros elementos anatómicos. Se podrá aplicar tanto a poblaciones humanas modernas, como al registro fósil y las ciencias forenses.

Mario Modesto, autor principal del estudio. / CENIEH

El grupo de Antropología Dental del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) acaba de publicar en la revista American Journal of Physical Anthropology un artículo que propone una nueva metodología para reconstruir dientes desgastados que se puede aplicar tanto a poblaciones humanas modernas, como al registro fósil y las ciencias forenses, y mejora la precisión de las medidas respecto metodologías anteriores.

En este artículo, liderado por Mario Modesto-Mata, se propone un nuevo procedimiento basado en ecuaciones de regresión polinomial para reconstruir el esmalte desgastado de los molares inferiores, a partir de planos obtenidos empleando la técnica de microtomografía computarizada ubicada en el CENIEH. Además, se explica en detalle el protocolo de reconstrucción, permitiendo exportarlo a otros dientes o elementos anatómicos.

Esta metodología se ha validado a partir de dos variables dentales diferentes fundamentales en la determinación del tiempo de formación del esmalte y de sus tasas de extensión: el grosor del esmalte de una cúspide específica de los molares inferiores (conocida como protocónido) y la altura de la corona de esta misma cúspide, o esmalte cuspal. Para realizar el proceso de validación, se han usado simulaciones de dientes desgastados.

El nuevo procedimiento se basa en ecuaciones de regresión polinomial para reconstruir el esmalte

La reconstrucción de estas variables también se ha realizado siguiendo metodologías descritas previamente en la literatura científica, que no fueron sometidas a un proceso de validación, con el fin de comparar los resultados entre todos los métodos disponibles.

Mayor precisión

Los resultados más destacables indican que el porcentaje medio de error de la metodología es de un -2,17% para el grosor del esmalte cuspal y de un -3,18% para la altura de la corona, valores que mejoran significativamente los resultados de los demás procedimientos.

“Por lo tanto, esta metodología no solo debe aplicarse a la reconstrucción del esmalte cuspal de los molares inferiores, ya que mejora la precisión de las medidas respecto al resto de metodologías, es fácilmente exportable a otros dientes y lo que es más importante, permite conocer los errores e intervalos estadísticos asociados”, afirma Modesto-Mata.

Referencia bibliográfica:

Mario Modesto-Mata et al. "New methodology to reconstruct in 2-D the cuspal enamel of modern human lower molars". American Journal of Physical Anthropology (2017).

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Hallan la momia de una joven del Antiguo Egipto que vivió hace 3.600 años

Una campaña del proyecto Djehuty, liderado por el CSIC, ha descubierto una momia en la antigua ciudad egipcia de Tebas. Pertenece a una mujer de unos 15 o 16 años que lleva dos pendientes, dos anillos y cuatro collares, uno de ellos de gran valor. Los arqueólogos también han desenterrado otro pequeño ataúd con una figurilla momiforme de madera.

Alt de la imagen
El simio culinario: la cocina como motor de la evolución humana

Para el primatólogo estadounidense Richard Wranglam, el surgimiento del Homo erectus y del linaje que desembocó en el Homo sapiens es la consecuencia directa del control del fuego y la cocción de alimentos. Aunque su tesis flaquea, la lectura de su libro es buena para pensar.