Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Innovación

Un método permite transformar productos contaminantes del teflón en Prozac

Durante la síntesis industrial del teflón, el popular antiadherente de las sartenes, se producen grandes cantidades de fluoroformo, un gas muy contaminante. Ahora, científicos del Instituto Catalán de Investigación Química, en Tarragona, han patentado un método para transformar este gas en productos orgánicos con átomos de flúor, los mismos que están en la estructura del famoso antidepresivo Prozac y varios antitumorales.

Fármacos como el Prozac incorporan en su estructura átomos de flúor. / ICIQ

Anualmente se producen más de 135.000 toneladas de teflón y, con ellas, grandes cantidades de fluoroformo. Este gas tiene un efecto invernadero 12.000 más fuerte que el CO2 y, además, es muy difícil de eliminar por combustión. Sin embargo, los investigadores del Instituto Catalán de Investigación Química (ICIQ) de Tarragona, vieron en él posibilidades por explotar.

Muchos fármacos, como el Prozac y varios antitumorales, incorporan en su estructura átomos de flúor

El equipo, liderado por el profesor Vladimir Grushin –actualmente rjefe de tecnología de K&G Technologies en EE.UU–, trabajó durante años en un nuevo método para transformar el fluoroformo en productos orgánicos modificados con átomos de flúor. Este proceso utiliza catalizadores sostenibles de cobre, un metal muy abundante, para activar la molécula de fluoroformo y hacerla reaccionar con un sinfín de ‘ladrillos’ orgánicos.

Propiedades biológicas

“Los compuestos orgánicos fluorados tienen un alto valor añadido. Suelen tener unas propiedades biológicas superiores a sus 'hermanos' sin flúor y tienen numerosas de aplicaciones en farmacia y agroquímica,” comenta Frédéric Ratel, responsable de propiedad intelectual en el ICIQ.

“Las patentes que nos han concedido las oficinas de la UE y EE UU van a facilitar que podamos vender este proceso de valorización de residuos a industrias interesadas, tanto en reciclar el fluoroformo como en implementar nuevas síntesis de compuestos fluorados más sostenibles,” añade.

Estructura tridimensional del teflón. / ICIQ

Muchos fármacos como el famoso antidepresivo Prozac® (fluoxetina) y varios antitumorales (bicalutamida, dutasterida), numerosos productos agroquímicos, y varios materiales innovadores incorporan en su estructura átomos de flúor. Utilizando este novedoso método, las empresas podrán sintetizar estas moléculas a partir de un producto que normalmente se desecha.

“En el ICIQ apostamos por una química sostenible. Entre otras cosas, buscamos cómo reciclar moléculas contaminantes como el fluoroformo o el CO2 y aportarles valor añadido,” afirma Miquel A. Pericàs, director del ICIQ.

La concesión de las diferentes patentes otorgan al ICIQ los derechos de explotación en exclusiva de este método. Actualmente, el ICIQ busca aliados en la industria química y farmacéutica para licenciar y explotar esta tecnología de valorización de residuos.

Fuente: ICIQ
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una de las vacunas experimentales chinas contra la COVID-19 se probará en militares

Los miembros del ejército chino recibirán las primeras dosis de uno de los principales candidatos de vacuna contra el SARS-CoV-2. Esta vacuna está siendo desarrollada por la firma CanSino Biologics, en colaboración con la Academia de Ciencias Militares. La decisión se produce después de que los primeros ensayos clínicos “probaran su seguridad y mostraran cierta eficacia”, según ha señalado la empresa en un comunicado.

Alt de la imagen
Cáscaras de gambas para producir electrodos de baterías de gran almacenamiento

Investigadores españoles han desarrollado en el MIT un sistema para producir electrodos de baterías de vanadio, usadas en almacenamiento de energías renovables, a partir de la quitina, un polisacárido que se encuentra en el exoesqueleto de crustáceos e insectos. La ventaja de este componente es que, además de carbono, contiene nitrógeno, que se incorpora a la estructura del electrodo durante el proceso de transformación y mejora su rendimiento.