Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Especies típicas de fuentes hidrotermales surgieron con la erupción de El Hierro

Tras la erupción del volcán submarino de El Hierro en las islas Canarias, el ecosistema marino se vio alterado por una perturbación significativa en las propiedades físico-químicas del agua. Un estudio, publicado en PLoS ONE, demuestra que, durante los tres meses siguientes a la erupción, la biodiversidad en el agua se redujo pero la comunidad bacteriana aumentó de actividad y abundancia produciendo un cambio en la composición de las especies.

La erupción del volcán submarino de El Hierro, vista desde el buque oceanográfico Ramon Margalef. / Javier Arístegui (ULPGC)

“Se llegaron a detectar especies típicas de fuentes hidrotermales profundas en la superficie de océano”

En Octubre de 2011 tuvo lugar la primera erupción submarina en los últimos 500 años de historia vulcanológica de Canarias. El volcán submarino de la isla de El Hierro emitió al océano una gran cantidad de materiales procedentes del manto, así como gases y calor que produjeron una perturbación significativa en las propiedades físico-químicas de las aguas alrededor de la isla.

Investigadores de diferentes instituciones españolas, embarcados en varias ocasiones a lo largo de seis meses a bordo de los buques oceanográficos Ramón Margalef y Atlantic Explorer, evaluaron el efecto de este fenómeno volcánico sobre los microorganismos marinos, en especial sobre las comunidades planctónicas bacterianas, un componente esencial de la red trófica marina.

Los resultados, publicados ahora en la revista PLoS ONE, señalan que la comunidad bacteriana sufrió un aumento de actividad y de abundancia. Sin embargo, el equipo detectó una reducción de la biodiversidad plantónica y un cambio en la composición de las especies.

Tres meses después del comienzo de la erupción submarina, los efectos sobre el plancton dejaron de ser visibles

“Se llegaron a detectar especies típicas de fuentes hidrotermales profundas en la superficie de océano”, dice Javier Arístegui, uno de los autores del estudio y catedrático en el Instituto de Oceanografía y Cambio Global de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), que ha colaborado junto al Instituto de Ciencias del Mar en Barcelona (CSIC), el Centro Oceanográfico de Canarias (IEO) y la Universidad de la Laguna (ULL).

El estudio, enmarcado en los proyectos de investigación Bimbache del IEO y VULCANO del Ministerio de Economía y Competitividad y Fondos FEDER, permitió analizar la columna de agua desde la superficie hasta los 2.000 metros de profundidad.

El análisis realizado por los investigadores revela que tres meses después del comienzo de la erupción submarina, los efectos sobre el plancton dejaron de ser visibles y volvieron a registrarse los parámetros normales.

Referencia bibliográfica:

Isabel Ferrera, Javier Arístegui, José M. González, María F. Montero, Eugenio Fraile-Nuez, Josep M. Gasol (2015) “Transient changes in bacterioplankton communities induced by the submarine volcanic eruption of El Hierro (Canary Islands)”. PLoS One 10(2) doi:10.1371/journal.pone.0118136.

Fuente: ULPGC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Pablo Rodríguez Ros, oceanógrafo y doctor en Ciencias del Mar
“La sociedad española debe ser consciente del desastre ecológico del Mar Menor"

En su libro Argonauta. Peripecias modernas entre el océano y el cambio climático, el investigador cartagenero recoge sus experiencias personales en las campañas oceanográficas y reflexiona sobre la crisis climática. Los beneficios del libro se destinarán al proyecto de recuperación de las Salinas de Marchamalo, en Murcia.

Alt de la imagen
Andreu Escrivà, divulgador ambiental
“Hemos ridiculizado demasiado a los negacionistas de la crisis climática”
Sergio Guinaldo

Los datos sobre el calentamiento global son desalentadores. Consciente de ello, en su libro Y ahora yo qué hago este doctor en Biodiversidad propone claves para no caer en la 'ecoansiedad' e impulsar la acción de quienes sienten que deben actuar por el clima.