Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Salud pública

La dieta mediterránea debe volver a entrar en las cocinas españolas

Volver a la dieta mediterránea para mejorar la calidad de vida, es decir, recuperar las tradiciones culinarias para prevenir enfermedades y muertes. Ese es el consejo de los especialistas en nutrición y dietética de la Universidad de Alicante en un artículo que analiza la situación española y su relación con la comida.

La dieta mediterránea es reconocida como uno de los patrones de vida más saludables. / WordRidden

Volver a la dieta mediterránea para mejorar la calidad de vida, dada la situación española actual de envejecimiento poblacional y aumento de longevidad, y reducir enfermedades provocadas por una alimentación y nutrición inadecuadas es el consejo de los especialistas de la Universidad de Alicante (UA), Josep Bernabeu-Mestre y Eva Trescastro López y María Eugenia Galiana-Sánchez.

Los expertos dan esta recomendación como conclusión a su estudio, publicado en la revista Panorama Social. “Los retos demográficos –envejecimiento y aumento de la longevidad– y epidemiológicos ante los que se encuentra la población española, muchos de estos asociados a las consecuencias de una alimentación y nutrición inadecuadas, aconsejan revertir la tendencia y recuperar hábitos alimentarios y estilos de vida saludables como los que representa la dieta mediterránea”.

En el estudio analizan la relación entre alimentación, nutrición y salud, y reflexionan sobre el papel que desempaña la mejora de los patrones alimentarios para garantizar un envejecimiento saludable y autónomo, así como también el interés que ofrece el marco explicativo de la transición epidemiológica-nutricional.

El artículo sitúa, a finales del siglo XX, la aparición de una nueva etapa epidemiológica nutricional, en la que el consumo de dietas basadas en grasas saturadas, azúcares e hidratos de carbono derivó en un aumento de la obesidad y de las enfermedades degenerativas.

Ese escenario nutricional caracterizado por la ingesta de un exceso de calorías, azúcares simples y grasas de la década de los ochenta (s. XX), está, en la actualidad, atravesando la última etapa del modelo transicional, caracterizada por la necesidad de fomentar el consumo de dietas equilibradas y saludables que permitan controlar las enfermedades y los problemas de la etapa anterior.

La solución, como señalan los nutricionistas, es “adaptar las recetas tradicionales a la actualidad, para no tener que prescindir de ellas”

Al panorama anterior, y para empeoramiento del pronóstico, los investigadores encuentran la aparición de formas de vida más sedentarias y con menores necesidades calóricas.

Tanto es así que, en España, las cifras de sobrepeso y obesidad se aceleraron a partir de la década de 1980, afirma el estudio. “El problema es similar e incluso más preocupante entre la población infantil y adolescente”. Por todo ello, los expertos no discuten la necesidad de fomentar el consumo de dietas equilibradas y saludables.

Readaptar la dieta al presente

La publicación insiste en que “la necesidad de recuperar el modelo alimentario de referencia que representa la dieta mediterránea se ha convertido en una prioridad y en una reivindicación desde hace décadas”. Para su éxito, los expertos de la UA aconsejan readaptarla a las circunstancias actuales.

Como señala Bernabeu-Mestre, la alimentación de calidad, debe ser, además de nutricionalmente adecuada, variada y saludable, “palatable y adaptada a los gustos y necesidades de los consumidores”. La solución, como señala Eva Trescastro, es “adaptar las recetas a la actualidad, para no tener que prescindir de ellas”.

La gastronomía, afirman, se ha convertido en uno de los principales retos del siglo XXI por su carácter esencial para la salud de las personas. En este sentido, los investigadores desafían a ser capaces de “conjugar la salubridad y la calidad en la alimentación que promocionemos”, y es la dieta mediterránea un patrón alimentario que reúne todas estas características.

Los autores defienden que este proceso de recuperación y adaptación de la dieta mediterránea debe ser liderado por el sector público a través de políticas de alimentación y nutrición y de campañas orientadas hacia la mejora de la educación en alimentación y nutrición. Además, también se tienen que incorporar sectores claves en el ámbito de la alimentación, como la industria agroalimentaria, aportando sus cuotas de responsabilidad social, y otros agentes involucrados en la restauración colectiva.

Referencias bibliográficas:

E.M. Trescastro-López, M. E. Galiana-Sánchez y J. Bernabeu-Mestre (2016), “Transición epidemiológica-nutricional y cambios demográficos en la España contemporánea”, Panorama Social 23, pp. 167-175.

Fuente: Universidad de Alicante
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La contaminación atmosférica y el tabaco se asocian con un mayor riesgo de obesidad infantil

Un pionero estudio evalúa la relación entre la contaminación atmosférica, el tabaco y las características del entorno construido desde la perspectiva del exposoma, es decir, los factores externos que actúan sobre el genoma a lo largo de la vida. El trabajo analiza 173 exposiciones diferentes.

Alt de la imagen
Juliet Bryant, consultora de la OMS
“La gran preocupación sobre los test privados son los falsos positivos”
Adeline Marcos

En el camino hacia la ‘nueva normalidad’, los test de anticuerpos realizados por empresas están cobrando protagonismo. Bryant, experta en diagnóstico serológico, recuerda que estas pruebas son útiles para conocer, a través de estudios estadísticos, el porcentaje de personas que lo han pasado en una población, pero su uso individual puede dar una falsa sensación de seguridad.