Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La lagartija roquera se acostumbra a los humanos y deja de esconderse

Habituarse a los depredadores o escaparse y usar refugios son tácticas que varían entre especies. Científicos de dos centros de investigación de Italia y España han observado que los machos adultos de lagartija roquera que conviven con humanos se acostumbran a ellos y se refugian cada vez menos cuando estos se aproximan. Las lagartijas que tienen tonalidades amarillas son las más ‘kamikazes’.

La lagartija roquera (Podarcis muralis) que convive con humanos se acostumbra a ellos y se refugia cada vez menos cuando estos se aproximan. / Daniele Pelliteri-Rosa

La presencia humana en hábitats naturales de diferentes especies es cada vez mayor. Por esta razón, los científicos se afanan en estudiar la capacidad de tolerancia de la vida silvestre ante estas perturbaciones. Las lagartijas son un modelo adecuado para investigar este tema porque se encuentran en altas densidades en muchos ambientes y son relativamente fáciles de observar en el campo o manipular en el laboratorio.

Científicos del grupo de Eco-Etología de la Universidad de Pavía (Italia) y el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) las han utilizado para analizar cómo reaccionan a los ataques de un depredador humano y cuáles son las estrategias que adoptan en función del nivel de riesgo local. Para ello, simularon ataques humanos en dos poblaciones de ambientes completamente diferentes: rural y urbano.

Los resultados tienen importantes implicaciones para entender el efecto de los humanos en las poblaciones animales y las respuestas de estos para compensarlo

“La especie que utilizamos en nuestro estudio es la lagartija roquera, (Podarcis muralis). El objetivo principal era detectar un posible efecto de la urbanización en su respuesta antidepredatoria, en términos de índices de actividad, tiempo que pasan escondidas dentro de un refugio después del ataque y habituación a los depredadores tras ataques repetidos”, declara a SINC Jose Martín, del Museo Nacional de Ciencias Naturales y coautor del trabajo que publica la revista Animal Behaviour.

Los resultados demuestran que las lagartijas urbanas pasan menos tiempo en su refugio con la simulación de las agresiones depredatorias y se habitúan, ya que disminuyen más rápido los tiempos sucesivos que permanecen ocultas que las lagartijas rurales. Este hecho sugiere una cautela diferente hacia un posible depredador. “El trabajo tiene importantes implicaciones para entender el efecto de los humanos en las poblaciones animales y las respuestas de estos para compensarlo”, añade el científico.

Esto se explica porque, para las presas, la mayoría de los humanos que se encuentran representan “depredadores poco eficaces y peligrosos” que no suelen atacar y de los que se puede escapar con respuestas antidepredatorias de baja intensidad y poco costosas. De este modo, se ahorran responder siempre con estrategias antidepredatorias de alta intensidad que pueden ser muy costosas en términos de pérdida de tiempo y energía.

Machos y hembras de Podarcis muralis del Pirineo catalán / Guillem Pérez-Lanuza (UV)

Machos y hembras de Podarcis muralis del Pirineo catalán / Guillem Pérez-Lanuza (UV)

Las lagartijas rojas se acobardan ante la amenaza

Como este animal presenta policromatismo –las hay con el vientre amarillo, rojo y blanco– y esta característica desempeña un papel clave en la especie, los investigadores también consideraron la coloración individual en el estudio.

“Independientemente de si la población era rural o urbana, las lagartijas amarillas pasaron gradualmente menos tiempo en el refugio que los otros dos morfos. Por el contrario, las lagartijas rojas mostraron progresivamente tiempos más largos hasta salir del refugio después de sucesivas pruebas, lo que sugiere una creciente sensibilización a la amenaza potencial de un ataque depredador”, explica Martín.

Investigaciones previas habían hallado diferencias entre las lagartijas de diferentes colores, por ejemplo, ante el estrés y los perfiles hematológicos, en su respuesta inmune, así como en las estrategias reproductivas de las hembras y las señales químicas de los machos.

“Al utilizar una especie de lagartija como modelo, arrojamos luz sobre dos puntos clave de la ecología evolutiva en lo que respecta tanto a la optimización de la respuesta antidepredatoria como a los factores que permiten el mantenimiento de polimorfismo”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Daniele Pellitteri-Rosa, Adriana Bellati, Walter Cocca, Andrea Gazzola, Jose Martín, Mauro Fasola. “Urbanization affects refuge use and habituation to predators in a polymorphic lizard” Animal Behaviour 123 (2017) 359e367 http://dx.doi.org/10.1016/j.anbehav.2016.11.016

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.