Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los ácidos grasos omega-3 no frenan el deterioro del cerebro

Un nuevo estudio revela que una alta concentración en sangre de ácidos grasos omega-3 no tiene beneficios para la memoria, el conocimiento o la percepción. El ensayo, elaborado por investigadores estadounidenses, incluyó a 2.157 mujeres de entre 65 y 80 años.

Las nueces y el pescado azul son ricos en ácidos grasos omega-3./ Pauline Mak

Durante los últimos años, los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 han suscitado gran interés entre la comunidad científica debido a la creencia de que podrían prevenir o retrasar el deterioro cognitivo. Sin embargo, una nueva investigación estadounidense sugiere que estos compuestos no tienen ningún efecto beneficioso en las capacidades intelectuales de sus consumidores.

Los resultados del trabajo, elaborado por científicos de la Universidad de Iowa (EEUU) y publicados esta semana en la revista Neurology, ponen en duda muchas de las hipótesis anteriores.

“Por desgracia nuestro ensayo no ha encontrado ningún efecto protector en personas mayores”, asegura Eric Amman, uno de los autores. “Además, en la mayoría de los ensayos aleatorios de los suplementos que contienen estos compuestos tampoco se han hallado mejorías”, concluye el investigador.

Los alimentos que contienen ácidos grasos omega-3, son más saludables que la carne roja y los productos lácteos, ricos en grasas saturadas.

En el estudio participaron 2.157 mujeres de entre 65 y 80 años, adscritas a un programa de tratamiento hormonal. Un análisis de sangre inicial sirvió para determinar la concentración inicial de ácidos grasos omega-3 en la sangre de las pacientes antes del comienzo del ensayo.

A partir del tercer año, los expertos les hicieron test anuales de pensamiento y memoria para evaluar sus habilidades cognitivas en siete aspectos: velocidad de respuesta, memoria verbal, memoria visual, percepción espacial, conocimiento verbal, fluidez en el habla y memoria en el trabajo.

Al concluir el ensayo, los científicos no encontraron ninguna diferencia en la evolución de las capacidades cognitivas entre las mujeres que presentaban niveles iniciales altos de omega-3 en sangre y aquellas que los tenían más bajos. Tampoco hubo ninguna distinción en cuanto a la velocidad en que estas habilidades disminuían como consecuencia de la edad.

Las investigaciones continúan

A pesar de estos resultados, los expertos no recomiendan a la población que cambie su dieta basándose únicamente en sus hallazgos, puesto que “los científicos continúan estudiando la relación entre los ácidos grasos omega-3 y la salud cardiovascular”, señala Amman.

Por otro lado, los alimentos ricos en estos compuestos, como las nueces y los pescados azules como el salmón, representan “una opción más saludable que la carne roja o los productos lácteos que contienen gran cantidad de grasas saturadas”, recalca el científico.

Dudas y más dudas

Este no es el primer estudio que pone en tela de juicio la acción beneficiosa en el organismo de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3.

A pesar de haberse demostrado que disminuyen los triglicéridos y se asocian con la acción de algunas hormonas, un metanálisis realizado en 2012 por investigadores del Hospital de Ioánina (Grecia) ya demostraba que estas sustancias no están vinculadas con un menor riesgo de muerte por accidente cardiovascular, muerte súbita o derrame cerebral.

Referencia bibliográfica:

Eric M. Ammann, James V. Pottala, William S. Harris, Mark A. Espeland, Robert Wallace, Natalie L. Denburg, Ryan M. Carnahan, Jennifer G. Robinson. “Omega-3 fatty acids and domain-specific cognitive aging”. Neurology, 25 de septiembre de 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Resultados prometedores sobre la ivermectina para reducir la transmisión de covid-19 leve

Investigadores españoles han observado cómo el uso del fármaco ivermectina en pacientes con coronavirus moderado produce una tendencia a la reducción de la carga viral y en la duración de algunos síntomas en personas tratadas, comparado con el grupo placebo. Las conclusiones son aún preliminares.

Anton Erkoreka, médico e historiador sobre enfermedades de la Universidad del País Vasco
“Hasta ahora se está repitiendo el patrón de la gripe española”
Enrique Sacristán

La pandemia actual ha hecho recordar a la mayor del siglo XX: la gripe que asoló el mundo entre 1918 y 1920. Sus consecuencias fueron acalladas por la censura y la propaganda político-militar en plena I Guerra Mundial, pero conocer lo que pasó nos puede ayudar ahora. Lo cuenta el director del Museo Vasco de Historia de la Medicina en su último libro.