Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una dieta a base de vegetales y pescado se asocia con una menor gravedad de la covid-19

Un nuevo estudio publicado en la revista BMJ Nutrition Prevention & Health relaciona el seguimiento de una pauta alimentaria rica en frutas y verduras, o también con pescado, con un 73 y un 59 % menos de probabilidades, respectivamente, de sufrir de forma moderada a grave la enfermedad causada por el coronavirus. Se trata de un estudio observacional, por lo que no se puede establecer una causa-efecto.

Los autores afirman que una dieta de calidad es importante para mostrar una respuesta inmunitaria adecuada. / Pixabay

Una alimentación basada en vegetales o añadiendo además pescado y marisco –conocida como dieta pescetariana– puede reducir las probabilidades de desarrollar una infección moderada o grave por covid-19.

Así revela un artículo realizado en seis países, entre ellos España, y publicado en la revista BMJ Nutrition Prevention & Health. Los resultados indican que este tipo de regímenes se asocian con menos de probabilidades, respectivamente, de tener coronavirus de forma grave.

Hasta ahora, varios trabajos han sugerido que la dieta podría tener un papel importante en la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad causada por el SARS-CoV-2. Pero, por el momento, hay pocas pruebas que confirmen o refuten esta teoría.

“Durante la pandemia ha quedado claro que las personas con comorbilidades como obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares e hipertensión corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad vírica grave. La causa principal de estas afecciones es la mala nutrición y las elecciones de estilo de vida desfavorables, pero ningún estudio ha examinado si los hábitos dietéticos desempeñan un papel en la infección, la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad”, explica a SINC Sara Seidelmann, investigadora en el Hospital Stamford (EE UU) y una de las autoras.

Durante la pandemia ha quedado claro que las personas con comorbilidades como obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares e hipertensión corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad vírica grave

Sara Seidelmann, autora del estudio

Para profundizar en esta cuestión, el equipo se basó en las respuestas a una encuesta realizada a 2.884 médicos y enfermeras (de los cuales 568 fueron covid positivo) que estuvieron en primera línea durante la pandemia y que trabajaban en Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos.

Todos los participantes formaban parte de una red mundial de profesionales sanitarios registrados en la red Survey Healthcare Globus para la investigación del mercado sanitario. Los autores utilizaron esta red para identificar a los médicos con alto riesgo de infección por covid-19 como consecuencia de su trabajo.

La encuesta se llevó a cabo entre julio y septiembre de 2020, y se diseñó para obtener información detallada sobre los patrones dietéticos de los participantes, sobre un cuestionario de frecuencia de 47 alimentos durante el año anterior, y la gravedad de cualquier caso de covid-19 que hubieran tenido. También se recogieron datos de antecedentes personales, historial médico, uso de medicamentos y estilo de vida.

La importancia de la dieta en la salud

Los autores analizaron tres tipos de dietas: basada en vegetales (alta en verduras, legumbres y frutos secos, y baja en aves y carnes rojas y procesadas); pescetariana/alta en vegetales (como la anterior, pero con pescado y marisco añadido); y dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas.

Tras tener en cuenta variables como la edad, el origen étnico, la especialidad médica y el estilo de vida (tabaquismo, actividad física), los encuestados que dijeron seguir dietas basadas en vegetales o en vegetales y pescados tenían, respectivamente, “un 73 y un 59 % menos de probabilidades de contraer una infección por covid-19 de moderada a grave, en comparación con los que no seguían estos patrones dietéticos”, indica Seidelmann.

En comparación con los que mantenían una dieta basada en vegetales, los que afirmaron tomar una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas tenían casi cuatro veces más probabilidades de contraer la infección de forma moderada a grave

Además, en comparación con los que mantenían una dieta basada en vegetales, los que afirmaron tomar una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas tenían casi cuatro veces más probabilidades de contraer la infección de forma moderada a grave.

Estas asociaciones se mantuvieron cuando también se tuvieron en cuenta el peso (IMC) y las condiciones médicas coexistentes. Sin embargo, no se observó ninguna asociación entre ningún tipo de dieta y el riesgo de contraer la covid-19 o la duración de la enfermedad.

“Nuestros resultados sugieren que una dieta saludable rica en alimentos cargados de nutrientes puede ser considerada como una posible protección contra la covid-19 grave”, apuntan la experta.

Limitaciones de este trabajo

Los investigadores subrayan que se trata de un estudio observacional, por lo que no se puede establecer una causa, solo una correlación. También señalan que las respuestas están basadas en el recuerdo individual, en lugar de en evaluaciones objetivas, y la definición de ciertos patrones dietéticos puede variar según el país. Además, los hombres superaron a las mujeres en el estudio, por lo que los resultados podrían no ser aplicables en ellas.

“La premisa del estudio es interesante, pero las conclusiones deben extraerse con cautela”, puntualiza Carmen Piernas, profesora de nutrición de la Universidad de Oxford (Reino Unido). “Se necesita un estudio a mayor escala para apoyar estos hallazgos preliminares, ya que es poco probable que la población estudiada aquí represente los comportamientos de la sociedad general”.

La premisa del estudio es interesante, pero las conclusiones deben extraerse con cautela

Carmen Piernas, profesora de la Universidad de Oxford

Eso sí, los expertos insisten en que las dietas basadas en vegetales son ricas en nutrientes, especialmente fitoquímicos (polifenoles, carotenoides), vitaminas y minerales, todos ellos importantes para un sistema inmunitario sano. Y el pescado es una fuente importante de vitamina D y ácidos grasos omega-3, ambos con propiedades antiinflamatorias, añaden.

“Una dieta de calidad es importante para mostrar una respuesta inmunitaria adecuada, que a su vez puede influir en la susceptibilidad a la infección y su gravedad. Este trabajo subraya la necesidad de realizar estudios prospectivos mejor diseñados sobre la asociación entre dieta, estado nutricional y resultados de la covid-19”, concluye Shane McAuliffe, otro de los autores y vicepresidente del grupo de trabajo sobre nutrición y covid-19 del Programa de educación e innovación en materia de nutrición de Reino Unido (NNEdPro).

Referencia:

Plant-based diets, pescatarian diets and COVID-19 severity: a population-based case-control study in six countries. BMJ Nutrition Prevention & Health 10.1136/bmjnph-2021-000272

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
La leche materna de mujeres infectadas y vacunadas contiene anticuerpos frente a la covid-19

Dos estudios liderados por investigadores españoles determinan el impacto de la infección por SARS-CoV-2 en la lactancia materna. Mientras no se hallaron restos del virus en las muestras de leche analizadas, sí se encontraron anticuerpos específicos tanto en mujeres infectadas de forma natural como en vacunadas.

Las vacunas, un cortafuegos para la covid-19

Si algo bueno se puede decir de esta pandemia es que permite admirar el avance del conocimiento en tiempo real. Cuando la vacunación empezó solo se sabía que las vacunas previenen la enfermedad grave; seis meses —y numerosos estudios— después, se puede afirmar que también reducen significativamente la infección y la transmisión.