Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Congreso Europeo del Cáncer

La quimioterapia en mujeres embarazadas no parece afectar a los bebés

Los efectos de la quimioterapia en el feto son en gran parte desconocidos. Por ello, el diagnóstico de un cáncer durante el embarazo puede convertir el tratamiento en una encrucijada. Una nueva investigación presentada ayer en el Congreso Europeo del Cáncer, en Viena (Austria), apunta, sin embargo, a que las formas de quimioterapia más comunes son seguras y que no afectan al desarrollo de los niños.

El tratamiento mediante las formas más comunes de quimioterapia no afecta al desarrollo de los niños, según un estudio. / Fotolia

Una de cada mil o dos mil mujeres padece un cáncer durante la gestación. Las cifras son bajas, pero encierran una peligrosa paradoja. Al ser tan pocos casos, los médicos no tienen datos para saber cómo deben tratarlas. Las dudas incluyen si quimioterapia afectará al feto, si hay que posponer el tratamiento, o si se debería adelantar el parto.

Ahora, un trabajo presentado en el Congreso Europeo del Cáncer (ECC) y publicado en la revista New England Journal of Medicine, ha tratado de hacer lo que otros estudios anteriores (más pequeños y cortos) no lograron.

Los investigadores belgas han estudiado a 129 niños nacidos de mujeres embarazadas con cáncer

Los investigadores del departamento de ginecología y oncología del Hospital de Lovaina (Bélgica) han estudiado a 129 niños nacidos de mujeres embarazadas con cáncer (96 de ellas tratadas con quimioterapia) y a otros 129 nacidos de madres sin cáncer, siguiendo su evolución hasta que tenían una media de dos años.

La principal conclusión es que el tratamiento mediante las formas más comunes de quimioterapia no afecta al desarrollo de los niños. Además, aunque hay más casos de bebés prematuros y de bajo peso al nacer, lo recuperan con posterioridad. Tampoco se observaron diferencias en cuanto a malformaciones congénitas, alteraciones cardiacas, ni en relación al desarrollo cognitivo, al menos hasta los tres años.

“Cuando una mujer embarazada llega a la consulta le decimos: no bebas alcohol, no fumes, pero, ¿qué le decimos cuando hay que suministrarle quimioterapia, compuesta por fármacos que matan a las células en división?”. Esa fue la pregunta lanzada ayer durante la presentación del estudio en el ECC por parte de Frédéric Amant, jefe de ginecología oncológica en el hospital belga, y uno de los dos principales autores del trabajo.

Inexistencia de tumores secundarios

Preguntado por Sinc, Amant señala que –aunque no están recogidos en este estudio– el equipo tiene datos de más de doscientos niños, y "en ninguno hemos observado ningún tipo de tumor secundario tras el uso de quimioterapia en el embarazo. En toda la literatura solo hay descrito un caso”, destaca.

El alcohol o el tabaco son claros tóxicos para el feto, pero la quimioterapia –un auténtico veneno celular– no parece serlo. “Es en cierto modo paradójico, y aún no sabemos por qué”, comenta.

La quimioterapia no se aplica en el primer trimestre, "en ese momento tiene lugar la formación de los órganos y posiblemente sí sería peligroso”, dice Amant

“Algunos de ellos no consiguen atravesar la placenta. Otros, como los derivados del platino, sí que lo hacen, pero no parecen producir daños –agrega–. No podemos descartar que otros sean peligrosos, especialmente los más nuevos, en los que se basan las terapias dirigidas. Estos nuevos fármacos son moléculas más pequeñas, y seguramente atraviesen mejor la placenta. En este momento no sabemos si podrían tener efectos perjudiciales”.

Amant también matiza que los tratamientos con quimioterapia “por norma” no se realizan durante el primer trimestre. “En ese momento tiene lugar la formación de los órganos y posiblemente sí sería peligroso”.

Prematuridad

En el estudio se indica que, pese a de que luego lo recuperan, más niños nacidos de madres tratadas nacen con bajo peso al nacer. Y la tasa de bebés prematuros es mucho mayor (61% frente al 8%).

El científico aclara que “en un porcentaje de los casos el tratamiento parece que puede adelantar el parto, porque favorece la rotura temprana de membranas. Pero en muchos otros los partos se provocan, creyendo que al adelantarlos se disminuyen los problemas derivados de recibir la quimioterapia. Eso es lo que seguramente debamos evitar".

En cualquier caso, recomienda la contracepción en mujeres ya diagnosticadas con cáncer y en tratamiento. “Siguen existiendo casos de pacientes que se quedan embarazadas. Aunque los riesgos son menores de lo que cabría suponer, si podemos deberíamos evitarlos", subraya.

Referencia bibliográfica:

F. Amant, T. Vandenbroucke et al. “Pediatric Outcome after Maternal Cancer Diagnosed during Pregnancy”. New England Journal of Medicine (28 de septiembre, 2015). DOI: 10.1056/NEJMoa1508913

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una dieta rica en magnesio podría mejorar el envejecimiento acelerado

Un trabajo, realizado en un modelo de ratón, describe una posible terapia a partir de suplementos de magnesio contra la progeria, una enfermedad rara caracterizada por un envejecimiento acelerado en los niños que la padecen.

Alt de la imagen
Cómo volver ‘curable’ un cáncer de pulmón ‘letal’: quimioinmunoterapia antes de cirugía

Un nuevo estudio abre la puerta a un cambio en el abordaje terapéutico de los tumores de pulmón en estadios intermedios. La investigación, pionera en el mundo, arroja resultados en supervivencia que duplican lo obtenido hasta ahora con el tratamiento tradicional. Es el primer avance en dos décadas para estos pacientes.